viernes, 12 de agosto de 2016

SE HA ESCRITO UN CRIMEN Y... HA SIDO UN ÉXITO.


“La mejor receta para la novela policíaca: el detective no debe saber nunca más que el lector” Agatha Cristie.

Un lenguaje realista, el vocabulario de la calle, su argot, unido a una prosa directa, concisa, clara y transparente. Un narrador que aparece en primera persona bañado con dosis de humor e ironía. Relatos lineales y directos que nos den sensación de inmediatez, de presente. Hechos enmarcados en un ambiente urbano donde el interés no gire alrededor de un crimen inexplicable, sino en torno a la violencia cotidiana y real. Estas son las claves para conseguir una novela negra de éxito.

La novela negra pone al desnudo los vicios y las ambiciones de la sociedad capitalista utilizando la denuncia social. Este género literario, que debe su nombre al francés Marcel Duhamel que en 1945 creo la Serie Noire para la Editorial Gallimard, ayuda a interrogarse sobre las grandes cuestiones de la sociedad y del ser humano.

La novela negra es utilizada actualmente incluso como modelo de aprendizaje en Universidades permitiendo a los estudiantes formarse, de manera amena y entretenida. Este método busca que el alumno adquiera contenidos teóricos de una manera muy precisa, pero sin comprometer la diversión que aporta el seguimiento de una trama emocionante. La integración de determinados aspectos prácticos o de valores, mediante su asociación con múltiples situaciones vividas por los personajes también es un logro de este enfoque pedagógico.

Y es que sin duda que la realidad siempre supera la ficción pero en si misma, la realidad, es una novela negra a la que sólo hay que seguirla el rastro.

¿Como surge este género literario?

En la segunda década del siglo XX surge la novela negra, hija como no podía ser de otra manera, del contexto histórico. La Primera Guerra Mundial, el crack del 29, La ley Seca, el desarrollo de las mafias y la corrupción de las instituciones estatales hacen florecer los conocidos pulps, revista de ínfima calidad y bajo coste.

La novela negra es un tipo de novela destinada al proletariado, a emigrantes a los que ayuda a practicar su inglés. La mejor época de este género literario se dio de 1920 a 1940 siendo la revista Black Mask en Estados Unidos la impulsora, en ella aparece en 1929 Cosecha Roja de Dashiell Hammett, que introduce las claves de un nuevo modelo y el detective como un personaje falible en cinco novelas. También en Black Mask escribe Raymond Chandler que sorprende a todos por sus frases irónicas en boca del estereotipo del resto de detectives, Philip Marlowe.

El planteamiento de la novela negra quedó establecido en el cuento “Los asesinos de Hemingway” escrito un par de años antes. Este cuento es al género negro lo que “Los crímenes de la calle Morgue” de Poe es al policíaco inglés. En "Los asesinos de Hemingway" aparecen las que serán las características del género negro: predominancia del diálogo, y narración limpia y objetiva. 

Pero ¿Qué es la novela negra?

Raymond Chandler en su ensayo de 1950, “El simple arte de matar“, definió este género literario como la novela del mundo profesional del crimen.Fernando Gómez Hernández es “una variante de la novela policíaca que enmarcada en un ambiente urbano sirve de crítica a la corrupción imperante en un sistema capitalista como es los Estados Unidos posteriores a la Primera Guerra Mundial. Una novela crítica con el sistema con un protagonista que dentro del sistema cumpla función de héroe rebelde”. 

El “Boom” de la novela negra.

La Unesco, en un estudio sobre hábitos y preferencias de lectura, coloca a la novela negra por detrás pero muy cerca de la novela romántica. Nieves Abarca tiene claro que este “boom” es debido a que “Vivimos en una sociedad muy poco violenta en comparación con otras épocas y quizá necesitemos vivir emociones que afortunadamente se nos niegan en la vida real”

¿Cuáles son los ingredientes básicos para que una novela negra triunfe?

Los ingredientes básicos para que la novela negra funcione son toda una incógnita “Nadie lo sabe. Triunfan novelas negras totalmente inverosímiles, y fracasan otras que muestran fotográficamente la realidad. Si hubiese una fórmula para el triunfo todos la seguirían” menciona Nieves Abarca y especifica que “el triunfo de la novela negra…es como el amor, que decía Carmen: cuando lo buscas te rehúye; Cuando lo rehúyes, te encuentra”. El disfrute de el lector y la identificación con el protagonista son claves de éxito para Fernando Gómez “Lo primero que busca la novela negra es el disfrute del lector, razón principal de su existencia. Busca que el lector se identifique con el protagonista, de ahí que gran cantidad de novelas estén relatadas en primera persona. No complica al lector dándole pistas para que descubra el culpable, la mayoría de veces sabemos quien es desde las primeras líneas por lo cual jugamos las mismas cartas que el protagonista. La acción, tanto física como verbal, supera al argumento que nos cuenta. Los diálogos, en especial los del protagonista, tienden a ser sarcásticos, cínicos y llenos de ironía y humor porque sabe que no va a cambiar el mundo pero lo puede hacer un poquito mejor atrapando al villano” 

Rompiendo clichés.

El típico detective alcohólico al que le persigue sus “oscuros secretos del pasado” y la comunicación entre asesino en serie e investigador encargado del caso son clichés de los que hay que huir en la moderna novela negra “Todo el mundo sabe que odio los clichés. Son la rémora de la novela negra. Nosotros intentamos romper muchos, no sé si lo logramos o no. Nuestra protagonista, Valentina Negro, es una policía de gran belleza y soltera, porque el cliché y lo políticamente correcto es que fuese, no demasiado guapa pero atractiva y embarazada, para supuestamente “agradar” a las lectoras” explica Nieves Abarca para la que además ve el sexo como otro gran tabú en la literatura “También nos gusta describir escenas de sexo si son necesarias. El sexo es un tabú en la literatura, pero gran parte de la corrupción mundial se basa en él. Trata de blancas, prostitución, pederastia, violaciones…La novela negra ha de conmover al lector de alguna forma, perturbarlo, mostrar el lado oscuro que todos tenemos. ¿Por qué andar con paños calientes?”.

Para Fernando Gómez Hernández el protagonista de las novelas en sí “que hasta entonces era un aristócrata o un adinerado victoriano que desde un cómodo sillón desentrañaban los más complicados delitos” ha sido en si mismo un cliché que ha ido cambiando y siendo sustituido “por personas de extracción media o baja que se movían en decorados reconocibles por el común de los ciudadanos” en la actual novela negra.

La novela negra en España.

La novela negra está ligada sin duda a Estados Unidos y a Gran Bretaña con autores y obras tan reconocibles por los amantes de este género como son Edgar A. Poe con “Los crímenes de la calle morgue”, el británico creador de “las aventuras de Sherlock Holmes” Conan Doyle o la mismísima Agatha Christie, pero en los últimos años la novela negra nórdica ha ido irrumpiendo fuertemente siendo hoy la más abundante y vendida del mundo. El fenómeno “Milenium” de Stieg Larsson es de las obras más vendidas mundialmente y su autor hoy en día abandera un género negro y criminal que, a cada día que pasa, gana en más y más lectores. Pero ¿Por qué la novela negra nórdica es hoy la más abundante y vendida del mundo? Es curioso que los países con el nivel de vida más alto quieran aparentar un mundo de oscuridad y corrupción, como dando a entender que ellos también “sufren”. Pero a día de hoy no hay una respuesta para su éxito en este género literario. 

¿Pero cuál es el estado de la novela negra en nuestro país?

Para Fernando Gómez Hernández “a primera vista goza de muy buena salud solo hay que hacer un repaso a la cantidad de Semanas Negras que durante todo el año se organizan en España. Otro dato de interés es que el mayor número de originales que se presenta al Premio Planeta es de temática policíaca habiendo desbancado a la novela histórica”.

Nieves Abarca es de la opinión de que la orina del enfermo tiene muy buen color” debido a que se han “perdido los complejos, ya no es necesario ser de Barcelona o de Madrid. Nos han dejado un sitio a los demás. Y podemos escribir sobre cualquier tipo de crimen sin ser señalados con el dedo. ¡Todos los pequeños pueblos tienen derecho a un asesino en serie, qué demonios!”

El proceso creativo de la novela negra en España

El proceso creativo de la novela negra en España viene de la mano de Francisco González Ledesma o Vázquez Montalbán que fueron impulsores y referentes, sin lugar a duda, de este género literario en nuestro país. El escritor Lorenzo Silva con sus novelas policiacas que protagonizan los guardias civiles Bevilacqua y Chamorro es otro de los escritores que cuenta con gran prestigio internacional. Y es que para triunfar en este género y en todo aquel que se escriba “se debe hablar de lo que se conoce de primera mano o de lo que se ha investigado para no caer en una serie de errores que perjudiquen el conjunto de la obra. Se deben conocer los métodos que se usan en las investigaciones al igual que se debe tener conocimiento de las leyes; en resumidas cuentas: no se debe mentir jamás” es el proceso creativo a seguir por Fernando Gómez Hernández.

La escritora Nieves Abarca reconoce que “no sabe cómo funcionan los demás, nosotros usamos una brújula loca que nos ayuda a construir la novela como un gran puzzle que al final acaba encajando. Es una mezcla de intuición y raciocinio, tenemos a grandes rasgos una trama, pero no sabemos a dónde nos va a llevar. Somos unos kamikazes de la literatura. Pero al final, de alguna forma, la novela sale reptando del matraz como una criatura de Mary Shelley”

El futuro de este género literario. 

Para Fernando Gómez Hernández el futuro de la novela negra “Es una incógnita” y es que “de un tiempo a esta parte las novelas negras que salen al mercado de la mano de las grandes editoriales tienden a parecerse en exceso las unas a las otras. Los mismos tópicos mezclados en la misma coctelera” y piensa que para que este género literario tenga un futuro claro “necesita una nueva vuelta de tuerca” Si bien es cierto que “la novela negra siempre ha estado ahí, los humanos siempre hemos gozado con un buen crimen, cuanta más sangre, mejor. El final de Hamlet, por ejemplo, ¿no es de folletín, corriendo la sangre como un matadero? Nadie sabe lo que nos deparará el futuro, pero en papel o en digital, la novela negra continuará su andadura sin problema. Seguiremos con las manos manchadas de sangre, como Lady Macbeth” aclara Nieves Abarca.

LOS EXPERTOS.

Nieves Abarca.

Coruñesa, historiadora del arte, máster en periodismo y especialista a la hora de elaborar perfiles criminales se ha forjado en los últimos años, junto al eminente erudito de la criminología en la Universidad de Valencia, Vicente Garrido, un nombre a la hora de hablar de novela negra y criminal en España y enganchándonos con sus obras ‘Crímenes exquisitos’, “Martyrium” y “El hombre de la máscara de Espejos” en las que se narran las peripecias de la inspectora de Policía Valentina Negro y el famoso criminólogo Javier Sanjuán a través de una investigación policial rigurosa, análisis de perfilación criminal, la mente del asesino en plena disección, tramas ágiles y trepidantes.

Fernando Gómez Hernández

Novelista español muy avezado en el tema de los crímenes y que se ha especializado en fusionar el género negro y policiaco con el costumbrista. Su última obra, 'Distancias Cortas', una novela con giros imprevistos que nos dirige hacia un final inesperado, ha logrado el "Premio Mass Media 2015" que el Colegio Oficial de Detectives Privados de Cataluña concede anualmente.

FUENTE: Revista Onemagazine (Martín Hernández y J.A. Hernández, Noviembre 2015)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.