lunes, 25 de julio de 2016

PABLO GONCÁLVEZ, EL ÚNICO ASESINO EN SERIE DE URUGUAY, RECUPERA SU LIBERTAD.

Hace algunas semanas saltaba la noticia de que, tras 23 años en prisión, quedaba en libertad Pablo Goncálvez. El primer y único asesino en serie de la historia de Uruguay completó su condena por un triple crimen ocurrido entre 1992 y 1993 en el barrio más rico de Montevideo, donde vivía este 'Serial Killer'. Una liberación que ha generado miedo y polémica entre la sociedad Uruguaya. Desde 'CrimenyCriminólogo' hemos querido hablar sobre este asesino y su liberación con el abogado Uruguayo Gabriel Pombo.

Doctor Pombo ¿Quién es Pablo Goncálvez?

Pablo José Goncalvez Gallarreta está conceptuado el más moderno psicokiller de Uruguay (país donde este fenómeno es muy raro). Nació en España, en Bilbao (Viscaya) el 6 de marzo de 1970 cuando su padre, el diplomático Hamlet Goncalvez, cumplía funciones representando a nuestra Nación ante la Madre Patria. Desde los nueve años se afincó en Montevideo, Uruguay, en el barrio Carrasco. No obstante, parte de su niñez y su adolescencia la pasó fuera de Uruguay debido a la labor diplomática de su progenitor, conociendo varios países, a saber: Suecia, Brasil, Paraguay y Perú. En nuestro país cursó la primaria en el colegio Christian Brothers. Culminó sus estudios en el liceo público no. 15 de Carrasco, y posteriormente ingresó a la Facultad de Ciencias Económicas. Su padre falleció el 16 de julio de 1992, hecho que habría repercutido en la eficacia de sus estudios, mermando su normalmente alto rendimiento curricular. Por esta época comenzarían sus andanzas criminales..

¿Qué hizo este criminal?

Pablo Goncálvez
Asesinó a tres jóvenes de clase media-alta residentes del mismo barrio donde el moraba (Carrasco) Una reseña de sus crímenes es la siguiente:

A pesar de que terminó constituyendo el último de los crímenes en resolverse, el primero de ellos en orden cronológico lo representó el cometido contra Ana Luisa Miller Sichero. Ésta era una muchacha de veintiséis años, hermana de la renombrada tenista Patricia Miller, licenciada en historia y docente en ejercicio. Residía en Carrasco junto a sus padres y dos de sus hermanas. Estaba de novia con Hugo Sapelli, ingeniero de veintinueve años. Su cadáver apareció denotando signos de haber padecido una muerte mediante sofocación, con hematomas en el rostro y arrojado sobre las dunas de la playa de Solymar a escasos metros de la prefectura naval, próximo a la hora 8 del 1 de enero de 1992. La habían conducido hasta ese lugar trasladándola en el propio coche de la víctima, el cual horas más tarde resultó abandonado a una cuadra de donde se asentaba el domicilio de Pablo Goncalvez.

La segunda víctima la conformó Andrea Gabriela Castro Pena, de quince años. Vivía con sus padres en Malvín, y cursaba cuarto año de secundaria en el liceo no.20. La asesinaron el domingo 20 de septiembre de 1992 luego de salir del club bailable England. También devino victimada en el interior de un coche, y falleció a consecuencia de la asfixia provocada por un agresor que practicó en torno a su garganta enérgicas maniobras de sofocación. A manera de ritual, su matador le enroscó alrededor del cuello una corbata a franjas blancas y verdes. (Cabe mencionar que en una fotografía de niño el luego imputado lucía una prenda semejante a aquella, y en el allanamiento de su morada localizaron juegos de corbatas de la misma marca y estilo.) El cuerpo sin vida de Andrea Gabriela se descubrió parcialmente sepultado bajo la arena de una playa en el balneario de Punta del Este, yaciendo dentro de una precaria tumba que el ejecutor cavó con sus propias manos.

La última presa humana fue María Victoria Williams, de veintidós años. Era oriunda del Departamento de Salto, y por entonces residía a dos cuadras de la casa del luego imputado Goncalvez. Desapareció el 8 de febrero de 1993. Estaba aguardando el ómnibus para ir a su trabajo. Según la versión que en un primer momento proporcionó Goncalvez a la policía y al juez de esa causa -Dr. Rolando Vomero-, la vio desde la ventana de su finca y, cediendo ante un abrupto impulso, salió a la calle a abordarla. La excusa: la abuela del victimario estaba "enferma", había sufrido un repentino "ataque", se encontraba desmayada y no reaccionaba. El nieto necesitaba ayuda urgente, y la solidaria chica aceptó acompañarlo presurosa.

¿Cómo ejecutó sus crímenes?

Como surge de la anterior respuesta, lo hizo mediante maniobras de sofocación, regodeándose con el asesinato y la agonía de sus víctimas, lo cual lo clasificaría como un "asesino hedonista"

¿Qué motivó a este asesino a cometer los crímenes?

Carece de los clásicos motivos de odio, venganza, lucro, etc; es decir, de razones lógicas aunque repudiables. Por ello, al carecer de motivos se le puede considerar un asesino serial "químicamente puro", que sólo mata por el placer que el acto en sí le proporciona.

¿Se sabe cómo fue el comportamiento que el criminal tuvo entre rejas?

Como sucede con los delincuentes de su tipo, su conducta fue excelente, modélica. Pero ello no lo valió para ser liberado antes de cumplir su plazo de condena, pues las pericias psicológicas le dieron negativas y las autoridades rechazaron sus solicitudes de excarcelación anticipada. Salió libre tras cumplir su condena total, sólo reducida por el llamado 2 por 1, que le permitió una rebaja de siete de los treinta años impuestos. El 2 por 1 de hecho es una quita que el sistema penal uruguayo realiza a favor de cualquier penado si el mismo en la cárcel estudió o trabajó.

Doctor Gabriel Pombo, desde su experiencia, ¿cree que Pablo Goncálvez es apto para volver a vivir en la sociedad o, por el contrario, considera que puede volver a matar?

Esta persona posee un alto grado de coeficiente intelectual, como ocurre con la mayoría de los psicópatas que a su vez son asesinos en serie.

Debido a ello, sabedor de que en Uruguay se conoce su modus operandi y se trata de una sociedad muy pequeña donde estará literalmente "bajo la lupa", estimo que no reincidirá. Empero tiene medios económicos para viajar y afincarse fuera de Uruguay. Espero que sea de los pocos casos donde el sujeto haya superado su compulsión y no vuelva a incurrir en sus crímenes, pero nadie puede asegurar que no los cometa si se encentra en un ambiente más propicio para ello.

¿Qué sabemos de Pablo Goncálvez tras su liberación?

Ha habido gran secretismo. Se especula, precisamente, que abandonó el país y reside en el exterior en un destino desconocido.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.