miércoles, 7 de agosto de 2013

'JACK EL DESTRIPADOR': 125 AÑOS DE SANGRE Y MISTERIO.

La Némesis de la negligencia
En este mes de agosto de 2013 se cumplen ciento veinticinco años exactos de uno de los fenómenos criminológicos más trascendentes e impactantes de la historia del delito: los brutales y extraños crímenes cometidos por Jack el Destripador. 

'CrimenyCriminologo' no ha querido ser ajeno a este triste aniversario, y con la inestimable colaboración del experto en la materia, Gabriel Pombo, les traeremos durante el mes de agosto una monografía dedicada a los 125 años de aquellos tristemente célebres crímenes.

Y es que agosto, a no dudarlo, configura un mes clave en aquella macabra trama. Ya sea que se entienda que el psicópata victoriano perpetró su inicial homicidio en la noche del 7 de agosto de 1888 contra Martha Tabram, o que su primera presa humana fue Mary Ann “Polly” Nichols, finiquitada en la madrugada del 31 del corriente, es en dicho mes cuando el horror principia a instalarse en los habitantes del bajo Londres. 

La historia de aquellos desmanes se halla plagada de mistificaciones donde los datos reales, objetivos y verificables se confunden con las exageraciones, e incluso con las mentiras lisas y llanas.


Ha transcurrido ya un siglo y cuarto, lo cual resulta demasiado tiempo. Se han extraviado para siempre registros fundamentales, y en este asunto criminal, como en pocos, se volvió cierto el adagio forense según el cual: “El tiempo que pasa es la verdad que huye”.


Esa verdad escapada o desvanecida dejó un vacío que se ha querido llenar postulando hipótesis acerca de la plausible identidad del o de los asesino/s. En unos casos se trata de teorías formuladas de buena fe y con encomiable esfuerzo investigativo; pero en muchas otras ocasiones las conjeturas están motivadas por espurios fines lucrativos y sensacionalistas.

Existe una vasta biblioteca de libros serios elaborados por especialistas sobre el tema (autores, en general, británicos), a quienes se los denomina: “ripperólogos”.


Algunos de esos manuscritos se limitan a desarrollar los hechos que gozan de adecuado respaldo documental, y describen el contexto social donde tuvieron cabida aquellos infelices acontecimientos. Otros libros, también creados por autores de alto calibre, se aventuran a sugerir algún sospechoso, atribuyéndole al individuo en cuestión haber sido el misterioso asesino.


Pero aún en estos últimos textos no se incurre en el exceso, y la postulación del candidato de turno deviene formulada dentro del marco de una teoría y sin la pretensión de estar ofreciendo la verdad revelada.

A los ciento veinticinco años de los hechos: ¿Qué conocemos con algún grado de certeza? Es claro que no demasiado.


Parece incuestionable, sin embargo, que fueron homicidios en serie, que siguieron una pauta establecida; lo cual sugiere una misma mano asesina, sin descartar que los agresores resultaran más de uno actuando coordinadamente. Sabemos que las muertes acaecieron en una región marginal de la capital inglesa: el distrito de Whitechapel, emplazado en el este londinense; y que las víctimas eran siempre mujeres de clase pobre dedicadas a la prostitución, ya fuese a tiempo completo o parcial.

Sabemos igualmente que el asesino o asesinos estaban imbuidos de un afán mediático que los impelía a publicitar los crímenes. 

Este último dato deviene notorio pues, como bien nos advierte Tom Cullem: “¿…por qué, tras haber elegido a sus víctimas, procedió el Destripador a mutilar los cadáveres con tanta crueldad, dejándolos expuestos en la Calle? De haberlos cargado de piedras arrojándolos al Támesis jamás se habrían recuperado los cuerpos o, en caso de reaparecer en la superficie del agua, habría sido muy difícil su identificación…La única conclusión posible es que el Destripador quiso deliberadamente que los asesinatos fuesen conocidos públicamente” 


No tenemos certeza siquiera -tal cual prevenimos al comienzo de este artículo- si la primera presa humana fue Martha Tabram o si se trató de Mary Ann Nichols; aunque la mayoría de los investigadores clásicos se inclinan por reputar que Polly representó la inicial víctima canónica (o de segura ejecución) del infame perpetrador.



(VIDEO EAST END DE LONDRES)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.