miércoles, 10 de abril de 2013

VOLKSWAGEN GOLF GTI: PIEZA FUNDAMENTAL EN EL ASESINATO DE SOLEDAD DONOSO

Hace más de un año, para ser más concretos, el 28 de diciembre de 2011, desde 'CrimenyCriminologo' escribíamos sobre el asesinato de la joven cordobesa Soledad Donoso Toscano. En dicha entrada, nos hacíamos eco de la inminente prescripción del crimen, tan solo faltaban nueve meses para la misma, si no se lograba una pista fiable que paralizase tal proceso en un crimen ocurrido en 1992. Hoy solicitamos, una vez más, la colaboración de los lectores para poder encontrar el coche, marca Volkswagen, modelo Golf GTI, del año 1991 y de color rojo. Por el momento, se desconoce la numeración de la matrícula, aunque se sabe que las letras finales eran AB. Un detalle importante del vehículo es la óptica frontal y ovalada, en vez de redonda, una característica del modelo Golf del año 1991. Este vehículo se antoja como la pieza fundamental que falta para hacer justicia.

 

En octubre de 2011 y los meses siguientes, el equipo del criminólogo Félix Ríos, y la abogada Penélope Castejón, acordaron con la familia Donoso Toscano la revisión del crimen de su hija Soledad. Tras la revisión documental inicial, la forense Fayna Domínguez, estableció la posibilidad de que un estudio antropológico pudiera determinar las verdaderas causas de la muerte de la joven. Así mismo la Doctora Domínguez indicó que el diferente grado de descomposición entre cabeza y tórax, en el momento del levantamiento, implicaba que la cabeza o cuello pudieran haber sufrido una herida inmediata a la muerte. 

El equipo de Félix Ríos comenzó a entrevistarse con todos los conocidos de Soledad, amigos, y compañeros de trabajo, para establecer un perfil de la víctima, y del posible agresor. Sólo el segundo sospechoso del año 1992 y su novia en aquella época, se negaron a colaborar en la revisión del caso.

Así mismo, se dieron cuenta, que durante la instrucción en 1992, se reunieron una serie de circunstancias sospechosas y perjudiciales para la investigación: no se encuentran en el escenario varios de los huesos del esqueleto (mano, algunas vértebras…); el reloj de la víctima “desaparece” de la mesa de un funcionario del juzgado antes de ser analizado; el DNI que la víctima portaba cuando salió de su casa aparece a las semanas en una comisaría, entregado por un ciudadano al que no se le identifica; varios testigos, declaran al final de la instrucción, que sus primeras declaraciones orientadas al segundo sospechoso, fueron cambiadas o eliminadas de las actuaciones.

Con todos los datos obtenidos se marca como hipótesis inicial: un crimen por violencia de género, donde el responsable es una persona ególatra, arrogante, con una posible doble vida de pareja, y explosivamente violento. 


Se reconstruye la desaparición, y se establece que el sujeto debía estar esperando a Soledad cerca de su portal, y la habría convencido para que subiera a su coche y acercarla al trabajo. Recordemos que la joven desaparece el 28 de septiembre de 1992, cerca de las 17.45 horas en el trayecto que va desde su casa en la Plaza de San Pedro de la localidad de Córdoba hasta su lugar de trabajo, una cafetería de la avenida Barcelona, donde debía entrar a trabajar a las 18.00.

Su cuerpo es encontrado tras 14 días, en una zona de las afueras de Córdoba denominada “El Arenal Alto”, en la orilla del río y en avanzado estado de descomposición. La autopsia, dado el estado del cuerpo, no permite siquiera establecer la causa de la muerte. Como hemos menciono anteriormente este asesinato se trato en profundidad en otra entrada de este mismo blog (http://www.crimenycriminologo.com/2011/12/la-soledad-de-una-investigacion.html)

Se reparten carteles solicitando información, por toda Córdoba, y con la ayuda de la Asociación Nacional por la Igualdad Lola Castilla. Y llama la atención que la primera noche son arrancados los carteles cercanos a la zona de trabajo del segundo sospechoso de 1992.

El equipo de Félix Ríos recibe llamadas, de posibles testigos de los hechos, no identificados en 1992, y de personas cercanas al segundo sospechoso informando sobre sus características psicológicas.

De todas estas gestiones realizadas consiguen:
  • 18 de mayo de 2012; Escrito de solicitud de reapertura y práctica de diligencias.
  • 30 de mayo de 2012; Se decreta la reapertura y el secreto de las actuaciones.
  • 26 de junio de 2012; Se interrumpe la prescripción del crimen.
Un gran trabajo realizado por estos profesionales que ahora, más que nunca, necesitan de la colaboración ciudadana para que, por fin, tras más de una década, la familia Donoso Toscano recibe justicia y el crimen de su hija Soledad no queda impune.

VOLKSWAGEN GOLF GTI 


FUENTE: Rueda de prensa del criminólogo Félix Rios y la abogada Penélope Castejón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.