lunes, 18 de marzo de 2013

LOS SINIESTROS VIALES SON UN CAMPO POR EXPLORAR PARA LOS CRIMINÓLOGOS


JOSÉ MARIA GONZÁLEZ
Desde 'CrimenyCriminologo' queremos daros a conocer de la mano de José María González González, estudiante de criminología, Policía Local y secretario de ATESVEX (Asociación de técnicos en educación y seguridad vial de Extremadura), un nuevo enfoque de los siniestros viales. Una nueva mirada a estos sucesos desde la perspectiva de la Criminología. Un camino que deja patente la importancia de nuestra ciencia en toda clase de delitos, incluidos los relacionados con el trafico. Una senda que José María González ya ha empezado a recorrer. Un nuevo campo para trabajar.

¿Qué es la criminología vial?

La Criminología vial la podemos definir como: “una disciplina criminológica encaminada al estudio y prevención de los delitos contra la seguridad vial, y a la resolución de todo conflicto que surja tras un siniestro vial; actuando sobre los comportamientos delictivos o desviados dentro de las vías, a la restitución de la víctima a su estado original; haciendo hincapié en las formas de control social, tanto formal como informal y a la reacción social que causan los siniestros viales”.

¿La criminología vial sólo trata los delitos o también las conductas desviadas al volante?


Al igual que la Criminología en general, la disciplina en seguridad vial también se ocupa de las conductas desviadas al volante, tanto de los casos en forma individual como de los fenómenos de masa, como es el caso de la circulación viaria.

Lo cierto es que es un enfoque muy novedoso de esta ciencia y una puerta más que se nos abre a los criminólogos....


Efectivamente, estamos hablando de un enfoque nuevo que se le da a los siniestros viales, nunca antes visto desde esta perspectiva criminológica, está todo por hacer, ya que no existe nada escrito sobre esto, ni en nuestro país ni en el resto de países, aunque hay algunos estudios específicos como la agresividad en la conducción, perfiles de penados por delitos contra la seguridad vial, pero nada en concreto que hable de los aspectos criminológicos de la seguridad vial. Lo bueno de todo esto, es que se nos abre un campo extensísimo para trabajar, como por ejemplo en la realización de los dictámenes periciales criminológicos, en la impartición de los TASEVAL (talleres de actividades en seguridad vial), realización de campañas de concienciación, tratamiento de las víctimas, creación de libros en la materia, etc.

¿Cuál es el perfil del criminal vial? 

El perfil del infractor penal en materia de seguridad puede ser el siguiente:

- Son mayoritariamente HOMBRES.
- Solteros.
- De 22 a 35 años.
- Con una antigüedad del permiso de conducción de más de 5 años.
- Estudios inferiores a los universitarios.
- La infracción más cometida es conducir con una tasa de alcohol superior a la establecida.

Cabe decir aquí, que en el tráfico viario todo conductor está próximo a la situación delictiva, cualquiera es un delincuente potencial; la línea entre delito o no, es muy próxima, la cual se puede cruzar en cualquier instante.

El factor humano es el responsable del 90% de los accidentes de trafico....


Efectivamente, el “factor humano” es el principal responsable de los siniestros viales, tal y como demuestran los datos objetivos provenientes de las demandadas macro-investigaciones o investigaciones en profundidad de las causas de los siniestros, en las que podemos observar que los errores de las personas están presentes entre el 71 y el 93% de los siniestros viales ocasionados, bien como imprudencias, temeridades o simplemente errores y es entonces cuando el riesgo al circular se incrementa hasta niveles no admisibles y que han de evitarse y eso empieza por la concienciación y educación de los conductores.

¿Qué son las victimas primarias y victimas secundarias?


Sí, hay varios tipos de victimas en un siniestro vial, la primaria que sufre el siniestro de forma directa, y las secundarias que son esas personas que están alrededor de la víctima primaria, como marido, esposa, hijos, que también sufren y se ven con un cambio en sus vidas por el sufrimiento de su ser querido. Pero también la victimización que sufren en un segundo estadio, cuando tienen que recordar el suceso, cuando tienen que declarar de nuevo, acudir al Juzgado, revivir en definitiva los hechos traumáticos a los que fueron sometidas por el victimario. Y por último los medios de comunicación, ya que según traten la noticia, va a tener una influencia diferente en todos los elementos que componen la génesis del delito vial.

¿Cuál es la situación jurídico-administrativa de las víctimas y familiar tras un siniestro vial?


Pues la situación es algo lamentable, se las tiene olvidadas por la Administración y sólo se centran en el conductor infractor. Las víctimas sufren carencias, no saben dónde acudir y en ocasiones reciben informaciones contradictorias, y como tónica general no saben qué hacer después del accidente. No hay nadie que se preocupe por ellas, e incluso son olvidadas por las leyes. Menos mal que existen asociaciones que ayudan a estas personas porque si no, no sé qué sería de ellas.

¿Qué opina de las penas relacionadas con el tráfico?


Las penas a mi entender creo que están bien puestas, las veo correctas, (pero yo no soy penalista, así que no puedo opinar con firmeza en esto). Lo que si me preocupa es quien las hace cumplir, los jueces. Aunque sabemos que son independientes entre sí, deberían por lo menos tener unos criterios fijos entre ellos ya que para el mismo caso y circunstancias un juez impone 6 meses y otro 13 meses, por ejemplo. Y también, no todo es sancionar con dinero, porque habrá casos en que el dinero no importe (caso de los jugadores de fútbol del real Madrid, tan de moda que están ahora) porque les sobre y esas condenas se deberían traducir en cursos de sensibilización y reeducación, donde realmente se ataja y se intenta solucionar el problema que han creado. O retirada del permiso de conducción, etc. En fin se trata de aplicar a cada penado la pena que mas efectiva sea para la reeducación del reo, y no por ello es siempre la más beneficiosa la monetaria. 

Accidente de tráfico, siniestro vial, inseguridad vial, incidente de tráfico, etc... ¿Qué nombre es el correcto?


Legalmente y según la Orden Ministerial de 18 de febrero de 1993 el nombre correcto es el de “accidente de tráfico”. 

Pero creo que es un término erróneo porque si lo llamamos “accidente” estamos diciendo que es algo que tiene que ver con el azar o la casualidad, y como sabemos es de todo menos casual, ya que el 90% de los accidentes de tráfico son causados por el hombre, ya sea error suyo, distracción o lo haga con intención de causar algún daño. Por tanto el término más correcto y que se adapta a la actualidad es el de SINIESTRO VIAL, ya que engloba todos los casos que puedan existir ya sean causales o no causales.

¿Cómo se trabaja con un delincuente vial en prisión para su reinserción?


Desconozco como se está llevando esto en la actualidad, pero si se cómo se podría hacer, lo primero de todo sería hacer talleres o cursos sobre concienciación, sensibilización y educación en la materia, porque se supone que los que están ingresados por estos delitos carecen de estos conocimientos y pautas de respeto hacia los demás usuarios de las vías; y después, habría que hacer otros talleres específicos al delito cometido, como por ejemplo para las personas que carecen de permiso de conducción, pues “obligarle” a obtenerlo; a los penados por conducir con tasas altas de alcohol o drogas pues que entren en un programa de deshabitualización, y a los temerarios habría que ayudarles con terapias para mitigar su agresividad.

En su blog defienden la necesidad de crear un juzgado especial para los delitos contra la seguridad vial y que en él, las victimas estén separadas físicamente del infractor.


Es una reivindicación de las víctimas de los siniestros viales. Debería haber una especialización especifica de estos juzgados y de sus jueces ya que son infinidad de juicios al año y en los que debe primar la resocialización de la víctima, ya que para ellas enfrentarse al juicio es volver a recordar y es un hecho traumático que se debe tratar e intentar causarle el menor impacto para ellos y separarles físicamente de su agresor ayudaría a ello.

¿Se debería crear un servicio de atención a víctimas de accidentes de tráfico?


Se creó recientemente por la DGT, se llama UVAT (Unidades de Atención a las Víctimas de Accidentes de Tráfico) y están ubicadas en todas las Jefaturas Provinciales de Tráfico. Es una buena iniciativa, aunque estoy en contra de cómo es su funcionamiento; para empezar no creo que sea el mejor sitio para su ubicación, deberían estar más próximos a las víctimas, en los juzgados o en los hospitales por ejemplo y después su funcionamiento no creo que sea fructífero para las víctimas, ya que solo se dedican a decirles cual es el colegio de abogados más cerca de su localidad, información de psicólogos, asistentes sociales, etc. Vamos información de teléfonos de organismos. Y lo más demandado por las victimas es que no hay trato humano, es todo muy impersonal. Ya aparte, creo o veo la necesidad de la buena labor que podrían hacer los criminólogos en estas unidades, ya que están perfectamente cualificados para poder intervenir con las víctimas en todos los sentidos planteados por estas unidades y encima se les da un trato humano a esas personas que lo demandan.

¿No cree que no criminizamos los delitos relacionados con el trafico porque pensamos que nos puede pasar a todos?


Bueno, en parte sí. El principal problema es que pensamos que los delitos contra la seguridad vial no se les da importancia que merecen y que si te condenan por ello no pasa nada, que es una cosa que le puede pasar a cualquiera, pero las personas no nos damos cuenta que con ello puedes llegar a ingresar en un centro penitenciario y es ahí donde realmente piensas que estos delitos son iguales a todos los otros como los robos por ejemplo.

¿Cómo podemos contribuir a la prevención de siniestros viales?


Muy buena pregunta, lo primero de todo es que tenemos que ser conscientes que cualquiera puede verse involucrado en un siniestro vial sin quererlo; por eso es importante lo preparado que este cada usuario de la vía (tanto conductor como peatón). Esta preparación comienza con la educación vial que recibimos a lo largo de la vida, no solo en el colegio cuando nos vinieron a dar unas charlas los policías (habitualmente), la que después seguimos aprendiendo algo cuando nos formamos en las autoescuelas para la obtención del permiso de conducción. Tenemos que interiorizar todo lo que nos rodea del tráfico viario y aprender cada día y estar atentos a las campañas de publicidad que se hacen, a las modificaciones normativas, saber y llevar a cabo que no se debe conducir después de haber ingerido alcohol o drogas, que la velocidad es causante de un gran número de siniestros, etc. Y una cosa fundamental es el respeto que nos tenemos que tener los unos a los otros cuando compartimos las vías.

¿Qué es la Amaxofobia? ¿Cuáles son sus principales rasgos?


La amaxofobia es una fobia o miedo a conducir, es una conducta de la persona que le impide ponerse al volante de un vehículo e incapaz de interactuar con el tráfico viario que le rodea, llegando a afectar a un 30% de la población aproximadamente. Si nuestra mente está bien organizada y entrenada frente a la angustia, la amaxofobia existe de manera controlada y consciente y el miedo se acaba dominando. En caso contrario, se convierte en paralizante y limitante y nos domina, necesitando entonces la ayuda de un terapeuta En general, se inicia con una crisis aguda de ansiedad (a veces un ataque de pánico) mientras se está conduciendo. La intensa sensación de falta de control que esta experiencia negativa provoca, acompañada de una serie de pensamientos catastrofistas sobre lo que podría haber sucedido produce un gran impacto emocional y un fuerte temor ante la posibilidad de que la crisis se repita o se produzca finalmente un siniestro vial. Le puede afectar a cualquiera, no tiene unos rasgos específicos, aunque suele influir la antigüedad del permiso de conducción, a los que se tienen que enfrentar por si solos a la conducción de vehículos y que en un principio empiezan a ponerse nerviosos al volante transformándose progresivamente en amaxofobia. También se desencadena esta fobia por aquellas personas que han sufrido una experiencia traumática al volante, incluso aunque no fueran ellos los que conducían y las que trasladan su estrés y angustias de su vida particular a la conducción de vehículos. 

¿Cómo definiría la conducción agresiva?

La podemos definir como cualquier forma de comportamiento de un conductor, con la que intenta directa o indirectamente provocar, perjudicar o causar daño de cualquier tipo a otras personas que comparten el espacio común por el que discurre el tráfico. Generalmente se entiende en el sentido de impulsar acciones que superan notablemente las normas de comportamiento de conducción seguro y que directamente afecta a otros usuarios de las vías colocándolos en peligro innecesario. Algunos estudios han establecido que la prevalencia de la conducción agresiva oscila entre un 20% y un 25% de los conductores.

¿Cuándo le comienza a interesar este tema?


Pues hace poco tiempo, unos tres años, cuando comencé a estudiar criminología en la Universidad de Extremadura y en primer año tenía que realizar un trabajo de investigación y pensé que podría unir otra de mis aficiones que es la seguridad y educación vial (en la que llevo más tiempo dedicado a ella) y así nació el interés por esta nueva disciplina dentro de la criminología y cada día va a más ya que esta aun por explotar y lo considero un reto importante para mi poder dar a conocer este nuevo enfoque a la seguridad vial.

¿Qué opina del anteproyecto de la reforma del código de circulación sobre los distintos límites de velocidad- 130 Km/h en autopistas y autovías y rebajar a 70 -50 Km/h en secundarias? ¿Seguridad o economía? 

Aquí cada uno tiene su opinión a respecto, yo daré la mía particularmente, que no tiene por qué ser la correcta. Aumentar la velocidad a 130 km/h en autopista y autovías tiene sus pros y sus contras, hoy en día con los vehículos que tenemos pueden circular perfectamente a esas velocidades y ser seguros en caso de un siniestro vial, vamos, que tienen buenos elementos de seguridad activa y pasiva que no se contaban antes con ellos; y las vías son de buena calidad. Pero en contra, tenemos que a más aumento de velocidad más víctimas en las carreteras, y esto se demostró cuando en el anterior Gobierno bajaron la velocidad a 110 Km/h (por motivos económicos) y consiguieron reducir las víctimas en las vías.

Respecto a las vías secundarias tenemos que tener en cuenta que prácticamente todas las víctimas se producen en estas vías, así que es una buena iniciativa, ya que son carreteras de doble circulación y suelen contar con un carril para cada sentido; por lo tanto lo veo un acierto.

Cuando me preguntas ¿seguridad o economía?, esperemos que esto se haga porque prima la seguridad, porque si no en mal camino vamos. Cabe decir, que a más velocidad más consumo y viceversa, por tanto la economía se mantiene nivelada, lo que quitas de un lado lo ganas por otro.

¿Y la rebaja a 30 km/h en ciudad? 


En realidad no se baja la velocidad a 30km/h en todas las ciudades; como norma general se mantiene los 50km/h y se bajará a 30 km/h en las vías urbanas con un solo carril de circulación y sentido único de circulación o con un carril por sentido de circulación. Además se prevé la bajada a 20 km/h en vías con plataforma única de calzada y acera. En general esto va a provocar pocos cambios en la circulación por ciudades, la bajada de velocidad responde a una protección de los peatones y de los ciclistas e intentan crear una movilidad sostenible en las poblaciones, ya que estos límites se reflejarán en zonas residenciales y zonas centro de los municipios, especialmente, donde está la “vida” de la ciudad preferentemente. 

¿Dónde podemos leerle? 

Pues tengo un blog dedicado a la criminología vial, http://criminologia-vial.blogspot.com.es/ en Facebook tengo una página, http://www.facebook.com/CriminologiaVial y en twiter, @CrimVial. Y para cualquier duda, consulta, etc., a parte de la mensajería ofrecida por las redes sociales tengo una dirección de correo electrónico: criminologiavial@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.