viernes, 9 de noviembre de 2012

PEPE CRIMINÓLOGO: "LA ROMANA NO FUE LA VERDADERA ESCENA DEL CRIMEN DE LAS NIÑAS DE ALCÁCER"

A escasos días de cumplirse 20 años del asesinato de Toñi, Miriam y Desirée en la localidad valenciana de Alcácer, desde 'CrimenyCriminologo' nos hemos querido centrar, de la mano de Pepe Criminólogo, en el presunto lugar donde ocurrieron estos terribles crímenes: La Romana. Pepe ha estudiado la presunta escena, palmo a palmo, conociendo cada detalle de la misma, como se puede observar en su 'autopsia' a La Romana (http://t.co/1ls0pXoZ). Por lo que podemos asegurar, sin temor a equivocarnos, que no hay nadie mejor que él para demostrarnos, 20 años después, que La Romana no fue la verdadera escena del crimen. 

- ¿Qué es La Romana?…


La Romana es el nombre de un conocido barranco que pertenece a la Sierra del Caballón, una sierra de gran extensión (125 Km cuadrados aprox.), de aspecto semidesértico (su orografía recuerda a algunas zonas donde se rodaban los spaguetti western en Almería). Sin población habitual en su interior y que se encuentra en el interior de la provincia de Valencia, perteneciendo en su mayoría al término municipal de Tous, aunque cuenta con otras poblaciones limítrofes como Catadau, Llombai, Dos Aguas, Macastre, etc. La Romana es también el lugar donde fueron encontrados semienterrados el 27 de Enero de 1993, los cuerpos sin vida de las tres niñas de Alcàsser: Toñi, Miriam y Desirée, desaparecidas el 13 de Noviembre de 1992.

- Usted habla de este lugar como la presunta escena del crimen...

Sí, cuando me refiero a La Romana, la menciono como la presunta escena del crimen atendiendo a lo que para mí, fue una sorpresa al comprobar que lo que dice la versión oficial del caso Alcàsser que sucedió en ese lugar, esto es: secuestro, torturas, violaciones, asesinato y enterramiento de las niñas Toñi, Miriam y Desirée por Miguel Ricart (condenado) y Antonio Anglés (en paradero desconocido), no se corresponde con la accesibilidad del lugar y con las características del terreno. 


A mi parecer. El paraje de La Romana es el punto de llegada, la estación terminal de los cuerpos de las niñas, pero no es el punto de partida de la escena del crimen como nos quiere hacer creer la versión oficial. En mi investigación de campo en La Romana que plasmé en mi informe “Autopsia en La Romana” en Agosto de 2008, explico detalladamente las razones de por qué pienso que los hechos no ocurrieron en La Romana. Invito a los lectores de esta entrevista a leerlo o mejor aún a visitarlo personalmente y realizar su propia “autopsia”. Sin duda apuesto porque hubo un doble enterramiento, siendo La Romana únicamente el lugar del definitivo y último enterramiento.

- Cuéntenos un poco de la autopsia que realiza en La Romana...

Autopsia es una palabra de origen griego que significa “ver por uno mismo”. Con ese documento gráfico y textual haciendo la “autopsia” sobre el terreno he pretendido clarificar mis propias dudas para con la versión oficial de los hechos, evitando prejuicios y especulaciones sin conocer antes el suelo que pisaban mis pies, aportando todo lo que sé de Criminología, Geología, Botánica, etc. aplicada a las (presuntas) escenas del crimen de la caseta y la fosa de La Romana. 

Mi conclusión es que los hechos criminales, tal como están relatados en la versión oficial, no fueron en la caseta de La Romana y que la fosa de La Romana no fue el primer enterramiento. Además de las contradicciones que relato en el informe, como la dificultad del terreno, el “timing” de los hechos según la versión oficial, lo “sospechoso” del descubrimiento, la “orgía de pruebas”, “el papelito” cercano a la fosa con el nombre de uno de los hermanos Anglés, etc. Para mí hay dos aspectos clave que desmontan por sí mismos. La versión oficial: el suelo de la caseta “tiene memoria” y allí no se encontraron restos biológicos de las niñas, como tampoco en los colchones. Y respecto a la fosa, fue en efecto, el último y definitivo enterramiento, pero la prueba de la tonalidad de la tierra de la fosa (blanquecina por su origen calizo) es incompatible con el color (marrón amarillento, más propio de tierra arcillosa) de la tierra en las ropas y los cuerpos en las fotos del levantamiento. Esto significa que los cuerpos con esa tierra arcillosa pegada (barro) a las ropas y a los cuerpos estuvieron antes en otra ubicación y por tanto, la fosa de La Romana de la versión oficial es en realidad un segundo o un último enterramiento.

- ¿Es posible que un vehículo, destartalado y con cinco ocupantes, llegase hasta este lugar?…

Mi experiencia con mi vehículo particular (no todoterreno) y con dos ocupantes, es que no me atrevería a repetir la experiencia. Hasta el campo de algarrobos que indico en el informe, que se encuentra a un kilómetro aproximadamente de la fosa, se puede llegar no sin dificultad y con riesgo de estropear la transmisión del vehículo o sufrir un pinchazo. Pero es claro que el último tramo, y más concretamente el último medio kilómetro, es muy complicado para cualquier coche, incluso para un todoterreno. Y, desde luego, ese último tramo era, en mi opinión, materialmente imposible para un coche de chasis bajo como era el Opel Corsa de Miguel Ricart y con cinco ocupantes, aunque las tres niñas pesaran el equivalente de 1,5 adultos, estamos hablando de un peso conjunto de cerca de 300 kilos. Además, estamos hablando de que según la versión oficial, Anglés y Ricart subieron con las niñas de noche, volvieron a bajar ellos solos a por bocadillos, volvieron a subir y ya de madrugada volvieron a bajar. Realmente increíble.


- ¿Qué es el escalón del Palleter?...

Es el nombre que le puse al "escalón" (en honor al colectivo El Palleter) que hay entre la zona de olivos y la "plataforma" algo más elevada donde se ubica la fosa de La Romana. En este vídeo lo puedes visualizar mejor, entre el los segundos 0:20 y 0:25 aproximadamente (http://www.youtube.com/watch?v=G-TQm02LAvg). Ese "escalón" es una forma de expresar también otra idea importante para entender ese lugar y es sencillamente que hasta el escalón sí se puede llegar en un vehículo, idealmente todo terreno (y aparcarlo en la zona de olivos), pero subir ese "escalón" hasta llegar a la fosa, ya no es posible hacerlo con un vehículo, y mucho menos llegar a la caseta, como podrás comprobar en los vídeos. Es otra manera de decir que ese "escalón" es una frontera, un obstáculo insalvable para los vehículos, al menos los vehículos de cuatro ruedas (las motos de trial pueden pasar sin problema).

- ¿Se reconstruyeron los hechos probados?...

No. Jamás. Y esa es precisamente una de las carencias más graves de la versión oficial y el mayor descrédito hacia la adjetivación “probados” de unos hechos, que por falta de reconstrucción no se puede afirmar con certeza que son “probados”. Una carencia que aún hoy seguimos pagando todos los ciudadanos con la moneda de la incertidumbre de lo que ocurrió realmente en el caso Alcàsser.

- Nos llama poderosamente la atención que no hubiese ningún tipo de resistencia o violencia por parte de Toñi, Miriam o Desirée al ser trasladadas al lugar de los hechos...

Depende de qué “fuente” partamos para realizar esa afirmación. Si partimos de la narración de los hechos desde el punto de vista de Miguel Ricart (“narración” que no olvidemos se basa al 100% la versión oficial, sin contrastar, ni contradecir ni por supuesto reconstruir), apenas hubo resistencia. Sin embargo, si nos atenemos a los resultados de las autopsias encontraremos multitud de señales de violencia sufridas por las niñas. Que esas muestras de violencia se produjeran durante el secuestro en el vehículo (sea el que sea) o una vez instaladas en la escena del crimen no se puede verificar. Lo que sí parece demostrado es que en el vehículo de Ricart, el Opel Corsa, no se encontraron restos biológicos de las niñas.

- ¿Era La Romana uno de los lugares frecuentados por Antonio Anglés?...

Al parecer, se dice que era uno de los lugares que frecuentaba. Sin embargo por su ubicación, por la ausencia de árboles frutales, la distancia respecto a lugares de suministro de víveres y por la falta de agua potable considero que sería un “escondite” poco habitual. Es más probable que su lugar más frecuentado, como así parece por algunos testimonios, era la zona de Alborache, algo más al norte de la sierra del Caballón, donde frecuentaba una caseta abandonada pero mucho más cercana a la población.

- El tipo de tierra que se encuentra en el cuerpo de las niñas también es subrayable...

Sí, por supuesto. Como he comentado anteriormente, me llamó mucho la atención comprobar in situ que el suelo de la fosa de La Romana es calizo, sin embargo el barro que envolvía los cuerpos de las niñas era de aspecto arcilloso. Por sí sólo, este dato, junto con el descubrimiento del profesor Frontela sobre el tamaño de las larvas, denotan que La Romana no fue el primer enterramiento. Que hubo otro anterior, como mínimo y con presencia de tierra arcillosa y medio acuoso con fluorescencias.

- En La Romana, como se puede ver perfectamente en su autopsia, existen dos casetas ¿Se inspeccionaron las dos?, ¿qué pruebas o restos biológicos se encuentran?


Sí, parece que se inspeccionaron las dos, pero la que está más derruida no se tuvo tanto en consideración por motivos obvios (no tiene techo). En cualquier caso lo relevante es que no se encontraron restos biológicos de las niñas, ni siquiera rastros de sangre (ni en el suelo ni en los colchones), algo que a tenor de los resultados de la autopsia que demuestran la gran violencia a la que se sometieron a las niñas, resulta cuanto menos sorprendente. Sería la primera vez en la historia de la Criminología que una escena del crimen en un lugar tan rústico como aquel es totalmente neutralizada de cualquier rastro biológico. Ni el mismísimo Houdini sería capaz de semejante proeza.

- Háblenos del papel que se encuentra a nombre de uno de los hermano Anglés...

Pues, sinceramente, para no andarnos con rodeos: si estuviéramos hablando de una comedia a lo “Torrente” tendría hasta su gracia semejante “casualidad”… pero estamos ante un crimen horrendo y real sucedido apenas hace veinte años. Tal vez habría que preguntarse qué habría sido de la versión oficial sin ese “milagroso papelito” (y no fue la única de las “casualidades-curiosidades” de aquel 27 de Enero de 1993) que desencadenó la detención de Ricart, pero eso lo dejaré para otra ocasión.

- Sin los hechos no se cometieron en este lugar: ¿Dónde se cometieron los hechos?...

Es un misterio. Sólo hay algunos datos que podemos admitir con absoluta certeza respecto al lugar del anterior “enterramiento”: 

(1) Los cuerpos de las niñas contenían una gran cantidad de barro de procedencia arcillosa. 

(2) Que habían monedas que portaban las niñas que tenían una oxidación irregular, como si el medio acuoso en el que estuvieron los cuerpos antes de La Romana no tuviese la suficiente profundidad.

(3) El profesor Frontela encontró fluorescencias en los zapatos de las niñas. 

Si juntamos todos estos datos a mí me sale que las niñas fueron arrojadas a La Albufera, un lugar que dispone de esos tres elementos: 

(1) Suelo arcilloso (como el color del barro que envolvía los cuerpos).

(2) Medio acuoso pero no muy profundo (alguna moneda muestra que no estuvo totalmente sumergidos los cuerpos o al menos uno de ellos). 

(3) Fluorescencia (La Albufera tiene un alto índice debido a la cantidad de vertidos que se lanzan). 

La Albufera (esto que sigue es una hipótesis) por su extensión (con cerca de 25 Km cuadrados es el lago más grande de España), con amplias zonas alejadas de núcleos habitados, es el lugar “ideal” para desembarazarse rápidamente de unos cuerpos sin la “molestia” de cavar una fosa. Luego probablemente hubo cierta “prisa” de los verdaderos asesinos en desembarazarse de los cuerpos por un medio rápido.

- ¿Cómo se debe hacer una investigación criminológica?...

Por la gran cantidad de irregularidades desde el punto de vista de la investigación criminológica, el caso Alcàsser debería ser erigido en un modelo, en una “escuela” de lo que jamás se debe permitir: 

(1) No se debe permitir que unos ciudadanos corrientes (los apicultores Sala y Aquino) participen en la investigación y recogida de muestras de la escena del crimen. 

(2) No se debe permitir que el levantamiento de los cuerpos se realice sin las debidas garantías y con el cuidado más exquisito, capa a capa y guardando muestras de tierras del continente y del contenido.

(3) No se debe permitir que la narración de un sospechoso capitalice la investigación sin someterla a un severo escrutinio y reconstrucción. 

Por eso me reafirmo en que una investigación criminológica debe estar muy pegada a los detalles, y antes de responder apresuradamente al quién, debe ceñirse a los tiempos, los espacios, los lugares, los desplazamientos, esto es: los cuándos, los dónde y por dónde, los cómo y por último, los porqué.

- ¿Qué le lleva a realizar una autopsia en La Romana?...

Comencé aproximadamente hace cuatro años, aunque antes, como simple ciudadano valenciano ya tenía conocimiento de este caso. Supongo que me sumergí en él como la mayoría de nosotros, por las webs de Viriato y Palleter, a los que hay que agradecer la gran cantidad de información que nos aportan y la dedicación a esta causa por la verdad de lo que pasó con Miriam, Toñi y Desirée. ¿Por qué me dedico a esta investigación?. Creo que no sabría decirte pues no tengo ninguna relación de parentesco con las niñas, aunque sí un cierto impulso a que su memoria no se vea empañada con una “verdad” oficial inverosímil. Así que unas cosas llevaron a otras, aunque el motor principal fue y sigue siendo la curiosidad por saber. 

Lo mío es la investigación de campo. No concibo la investigación criminológica sin el análisis detallado de la escena del crimen. Además, no se me da bien construir una opinión sin conocer el suelo que pisan mis pies y el caso Alcàsser está sobrado de elucubraciones, comenzando por la propia versión oficial, o como dicen los anglosajones, una storytelling en sí misma, es decir, una narración pre-fabricada para formatear la percepción de la opinión pública con lo que presuntamente le pasó a las niñas de Alcàsser.

- ¿Qué impresión le queda a usted de sus visitas a La Romana? ¿Qué conclusiones extrae?

Muy sencillo. Que allí, en La Romana, no ocurrió nada de lo que nos dice la versión oficial, a excepción de que fueron transportados y enterrados los cuerpos de las niñas para ser “encontrados” en un día 27 de Enero de 1993 con demasiadas casualidades: 

(1) No se encuentra en Valencia el equipo más especializado en investigación criminal y análisis de la escena del crimen de la Guardia Civil (un día antes el equipo de la UCO al frente de la investigación fue llamado desde Madrid para ser sustituido por otro que no llegaría hasta la noche del 27 de Enero). 

(2) Tampoco se encuentra en Valencia el “padre coraje” que había removido cielo y tierra para buscar a su hija y sus dos amigas (un día antes, D. Fernando García, padre de Miriam, se marcha a Londres invitado por Raymond Nakachian, conocido personaje con conexiones con el Ministerio del Interior, junto con la hermana de Toñi para emitir al día siguiente un mensaje por la BBC).

(3) ¿Bingo? se encuentra la pista clave para dirigirse al domicilio de uno de los sospechosos más famosos (“casualmente” se encuentra un papelito troceado cerca de la fosa a nombre de Enrique Anglés).

¿Conclusiones?. Creo sinceramente que en el caso Alcàsser hay “gato encerrado” y espero que algún día alguien, algún funcionario, algún responsable político, policial o de los servicios de inteligencia se atreva a “tirar de la manta”.

- Alguna cosa más que nos quiera contar....

Estoy convencido de que una verdadera “deconstrucción” del caso y con algo de ayuda de las personas, funcionarios en su mayoría y posiblemente ya jubilados, que estuvieron tras la operación de encubrimiento podrá apuntar en la dirección correcta, en la dirección de la verdad. Espero que así sea para que se pueda cerrar definitivamente este caso con la verdad por delante y para que las familias, amigos y ciudadanos podamos, por fin, conocer la verdad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.