martes, 2 de octubre de 2012

EL CRIMEN DE ALCÁCER: UN MISTERIO SIN RESOLVER.

J.J.REQUENA
El próximo 13 de noviembre se cumplirán 20 años del crimen que algunos consideran como una mentira de Estado. El asesinato de Toñi, Miriam y Desirée, niñas de 14 y 15 años, en la localidad valenciana de Alcácer. El escritor y parapsicólogo, J.J. Requena, autor del libro 'La Cara Oculta del Caso Alcácer', ha tenido la amabilidad de atender a 'CrimenyCriminologo' y contestar a nuestras preguntas acerca de un caso sobre el que aún hoy se posa un gran misterio y que esconde una verdad que todavía hoy permanece oculta.

- Para aquellos que desconozcan el caso de Alcasser ¿Podría hacernos una reconstrucción de los hechos?

La versión alternativa podría ser esta: Toñi, Miriam y Desirée acuden a una cita concertada una semana antes. A la altura de la ermita de Picassent son recogidas por un vehículo de alta gama, de color blanco, conducido por una persona que goza de la confianza de las tres niñas. Estas son conducidas a un chalet, donde se encuentran algo muy diferente a lo que, en un principio, se les había asegurado. En el interior del inmueble hay un grupo de individuos, de mediana edad, que quieren celebrar una especie de orgía con las tres jóvenes. Todos ellos están enmascarados.

Las niñas permanecen cuatro días en este lugar, hasta que una de ellas, concrétamente Toñi, y en un descuido de los ocupantes, realiza una llamada a su domicilio. Dicha llamada, oficialmente no tomada en cuenta ni rastreada por la guardia civil, se corta bruscamente. Ante la imposibilidad de poder saber que es lo que haya podido decir la joven, se toma la determinación de que sean eliminadas. Para ello se ponen en contacto con el misterioso sujeto, conocido de las niñas, que las hubiera conducido hasta el chalet.


Esta especie de intermediario entrega a las tres niñas a un grupo de violentos delincuentes, quienes las conducen hasta un lugar apartado y totalmente deshabitado, una especie de corral o habitáculo para el ganado. Es aquí donde las niñas son violadas, torturadas, y, finalmente asesinadas.

Los cuerpos de las jóvenes permanecen un tiempo a la intemperie, hasta que son arrojados a un medio líquido. Esto obedecería a la proximidad de las búsquedas de policía y guardia civil.

Posteriormente, los cadáveres de las tres menores son conducidos hasta el paraje de el barranco de La Romana, donde son enterrados a poca profundidad. Allí serian encontrados por los colmeneros, Aquino y Sala, quienes dan parte del hallazgo a la guardia civil de Llombay.

Una serie de anómalas y rocambolescas “pruebas”, conducen a las figuras de Miguel Ricard y Antonio Anglés como supuestos autores materiales de los hechos, aunque, sin embargo, el papel de estos dos pobres diablos no hubiese pasado de ser los simples enterradores de los cadáveres de las tres niñas.

Después, vendría la detención de Miguel Ricard en el domicilio de los Anglés, la imposible fuga del temible Antonio, y la misteriosa e inexplicable desaparición de este. En resumen, se podría hablar de la intervención de cuatro grupos bien diferenciados: El formado por el intermediario, personaje de la confianza de las niñas y enlace con los otros tres restantes; Un segundo formado por varios individuos de mediana edad y elevada posición social y económica, todos ellos afines en los más sofisticados y depravados vicios; Un tercero compuesto por un grupo de delincuentes habituales, embrutecidos por los efectos del alcohol y las drogas, autores de las abominaciones practicadas sobre las tres jóvenes; Y un cuarto integrado por Miguel Ricard y Antonio Anglés, los encargados de enterrar los cadáveres en la fosa de La Romana y los auténticos cabezas de turco.



- Se detuvo y condenó por los brutales crímenes a Miguel Ricart y aún hoy se busca a Antonio Anglés, pero ¿cree usted que hay más gente implicada en este crimen?

Indudablemente hay más gente implicada en el caso, sobretodo teniendo en cuenta la diversidad de ADN encontrado en los tres cadáveres y donde ninguno de ellos correspondía ni a Ricard ni a Anglés. Por otro lado está el perfil de estos dos delincuentes de bajo nivel, especializados en el tráfico de drogas y en el atraco a entidades bancarias, un perfil que no se corresponde con el desarrollo de los hechos. Y además tampoco conviene olvidar la tendencia de Antonio Anglés, homosexual declarado y con inclinación a trasvestirse y disfrazarse de mujer.

- ¿Qué podría decirnos de Miguel Ricart y Antonio Anglés?

Por lo que se refiere a Miguel Ricard y Antonio Anglés, los dos implicados oficiales en los crímenes de las niñas, hay que indicar que el primero de ellos, Miguel Ricard, era un individuo pusilánime y medroso, poco intimidante físicamente. Aficionado al Rohipnol y carente de una personalidad seria, era fácilmente manipulable y obedecía todas las consignas de su inseparable compañero, Antonio Anglés.

Por lo que se refiere a este otro, el citado Anglés, se trataba de un individuo corpulento y de carácter agresivo, traficante habitual, y que trataba de imponer su criterio mediante la violencia. Ese carácter le llevó a agredir a una de las personas que habitualmente trabajaba para él, Nuria Pera, toxicómana habitual, y a la que propinó una brutal paliza por una deuda de droga. Este puntual hecho construyó la leyenda, nada veraz, del maltrato de Antonio Anglés hacia las mujeres.



- ¿Se ha querido dar una visión de Antonio Anglés que en realidad no es tal?

Como ya se ha indicado en la cuestión anterior, la temible fama de Antonio Anglés se construye alrededor de su episodio con Nuria Pera. En realidad, Anglés era un tipo bastante refinado y sibarita, pese a su escasísimo nivel social y cultural. Gustaba de vestir y calzar con prendas elegantes y de marca, y solía exhibir unos modales y educación impropias de alguien de su calaña cuando se relacionaba con la gente. Sobre su pretendida brutalidad hay que indicar que esta se desarrollaba en el seno familiar, un hogar desestructurado y donde quería imponer su ley, y sobre aquellos que trabajaban para él en el tráfico de drogas o en sus correrías habituales.

- Anglés se sospecha que huyó a Portugal y después hacía Irlanda en el barco mercante "City of Plymount" donde se perdió su pista y desde entonces se halla en paradero desconocido. ¿Cree usted que Anglés continua con vida?


Si nos ateneos a la versión oficial, es prácticamente imposible que Antonio Anglés esté vivo. Resulta un ejercicio de imaginación insuperable el creer que pudiera saltar desde un navío hasta las aguas de Irlanda, en el mar del norte, a una temperatura casi glacial y a varios kilómetros del puerto de Dublin.

Además, fuentes muy cercanas a los familiares de las niñas aseguran haber recibido la confidencia se halla enterrado en el interior de un hoyo.


- En alguna ocasión usted ha mencionado que los verdaderos asesinos siguen sin ser juzgados, que son intocables ¿A quién se refiere?

Las pruebas efectuadas por el catedrático forense Luis Frontela, determinan a las claras que Miguel Ricard y Antonio Anglés no violaron a las niñas, encontrándose en los cuerpos de estas restos de ADN de entre siete y doce individuos, no perteneciendo ninguno de ellos a estos dos personajes. Por otro lado, en la declaración del agricultor, Vicente Golfie, se recoge la manifestación de Anglés asegurándole que él no tenía nada que ver con el asunto y que le habían enmarronado.


- ¿Qué esconde el caso Alcasser? ¿Podemos calificarlo como el triple homicidio más mediático en la crónica negra de las últimas décadas?


Posiblemente sea el caso más terrible en las últimas décadas, especialmente por su condición mediática y por la repercusión que sacudió a todo el país. El hecho de la juventud de las víctimas, apenas unas niñas, la brutalidad de sus heridas y torturas, y la cantidad enorme de anomalías, errores y disparates hacen de este caso el más enigmático en la historia de la criminología española.

- ¿Qué hace diferente el caso Alcàsser de otros sucesos similares?


Creo que lo que hace diferente el caso alcácer a otros, incluso de brutalidad similar, es la enorme complejidad del mismo, donde se da cita una gigantesca cantidad de errores y anomalías, llegándose a procesar incluso, a uno de los damnificados, como es el caso de Fernando García, padre de Miriam.

- ¿Qué podría contarnos de la "Romana", lugar donde supuestamente se llevó a las chicas?


Sobre el paraje de La Romana hay que indicar que se trata de un lugar agreste y desolado, de difícil y complicado acceso, y cuesta enormemente creer que, como recoge la versión oficial, un destartalado turismo ocupado por cinco personas pudiera realizar el trayecto. Parece ser que era uno de los lugares frecuentados por Antonio Anglés, en busca y captura desde el mes de marzo de 1992, y en el que solía pasar varios días, aunque, al parecer, el escondite más frecuentado por el referido delincuente era una caseta abandonada de la partida rural El Murteral, en la localidad de Alborache.

Sin embargo, este paraje de La Romana podría tener enormes similitudes con otro, el supuesto lugar donde fueran ejecutadas las niñas, y que se hallaría a unos cuantos kilómetros de distancia. Este último apunte es la última información confidencial que he recibido, y que intentaré corroborar próximamente.

- Se describe el crimen de Alcasser como una mentira de Estado: ¿A qué se refieren?


Para muchas personas y bastantes investigadores este caso es considerado como una evidente mentira de estado. Hay bastantes evidencias que detonan un comportamiento inusual tanto en la investigación como en la instrucción del caso, como la aparición y desaparición de objetos, perdida de pruebas, la no admisión de pruebas y testigos, la esperpéntica realización de las autopsias, las contradicciones en las declaraciones del clan Anglés, o la fuga imposible del mismo Antonio, entre muchas otras.

- ¿Qué le condujo a usted a investigar este crimen?


Me decidí a involucrarme en la investigación de este caso, primeramente por parecerme absurda y ridícula la versión oficial, toda ella plagada de lagunas e incongruencias; Por solidaridad con las familias de las víctimas y por la admiración desatada hacia la labor de otras personas y colectivos, llámense Lara, El Palleter o Juan Ignacio Blanco; Por la cantidad de informaciones confidenciales que me llegase a proporcionar una privilegiada y extraordinaria fuente; Y por último, y no menos importante, por el cariño y admiración que mi persona profesaba a alguien muy especial para mi, desgraciadamente ya fallecida.

- ¿Qué podemos encontrar en su libro "Camino al infierno"? ¿Qué aporta de nuevo al caso?


El libro, Camino al Infierno, aporta las investigaciones y descubrimientos realizados por tres personas, contando con la inestimable colaboración de bastantes más. En el se trata de exponer y desmenuzar lo que se conoce como versión oficial, destacando y precisando todos los errores e incongruencias de la misma, con un estilo muy similar al de Juan Ignacio Blanco y su raptado libro, y ofreciendo una versión alternativa a lo que, muy posiblemente, ocurriera verdaderamente en el caso Alcácer.

- Alguna otra cosa que nos quiera comentar.....


Quiero añadir que, a lo largo de mis numeroso viajes a la comarca de la Olla de Buñol, he sufrido todo tipo de peripecias y hechos inusuales, rocambolescos, imprevisibles. Todo ello me ha servido para conocer, con bastante más certeza, todo lo concerniente a este oscuro y siniestro caso. Lo más lamentable para mi es no poder contar todo aquello cuanto sé, considero que mucho, ya que se trata de hechos oficiosos, pero no oficiales. No puedo revelar la identidad de mis fuentes, aunque sigo con la idea de que el final está aún por llegar. Lo primero será confrontar la información, la última del supuesto lugar en donde pudieran ser asesinadas Toñi, Miriam y Desireé, y lo segundo, entrevistarme con un personaje que considero de vital importancia, conocedor de las niñas, sus familias, de Ricard y Anglés, y de unos cuantos aspectos más, además de ser la persona capaz de ponerme en contacto con personajes directísimos y muy vinculados en todo el desarrollo de este caso.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.