domingo, 28 de octubre de 2012

LA GRAFOLOGÍA COMO HERRAMIENTA EN LA INVESTIGACIÓN CRIMINAL

Llevábamos tiempo meditando cómo abordar desde ‘CrimenyCriminólogo’ una de esas herramientas en las que se muchas veces se apoyan investigadores o criminólogos para impulsar un caso: la caligrafía y la grafología. Los peritos expertos en Grafística y Documentoscopia, peritos caligráficos, han sido determinantes para resolver investigaciones al poner al servicio del caso sus conocimientos sobre la escritura y los elementos que intervienen en ella o manejar las técnicas para investigar las falsificaciones en documentos o las alteraciones fraudulentas de los mismos. Pero estos expertos, si son a su vez grafólogos, pueden llegar mucho más allá cómo podrán comprobar en la siguiente entrevista que nos ha ayudado a conseguir ‘Sencillez & Orden’ con el reputado Juan Allende. Un prestigioso grafólogo que detalla el conocimiento que este peritaje puede brindar de la psicología del autor.

Juan Allende es el actual Presidente de la Asociación Grafopsicológica de España, que él mismo ayudó a fundar en 1979, habiendo realizado una importante labor de expansión divulgativa-científica a nivel internacional, mediante ponencias en congresos por todo el mundo y con sus artículos en la revista internacional GRAMMA, de dicha asociación.

- ¿Cómo casan las pericias caligráficas y pericias grafológicas en Criminología?


Un perito caligráfico puede ayudar en Criminología detectando autorías. Un grafólogo perito, señalando las características psicológicas del autor. 
Son tareas diferentes que exigen conocimientos no coincidentes, pero que los puede poseer la misma persona.


- ¿Cuál es el cometido de Pericias Caligráficas? ¿Qué lo diferencia de un perito forense?


Depende lo que entiendas y encuadres en ambos términos. En general un perito forense puede serlo de otras ramas diferentes a la caligráfica. Y lo será siempre que su competencia esté reconocida como tal. Puede ser perito en joyas por ejemplo. Y puede ser (conozco un caso) al tiempo perito en joyas y calígrafo.

- ¿Y entre un perito caligráfico y un perito grafológico?


Perito grafológico es el nombre que en ciertas zonas de Hispano América le dan al Grafólogo. Grafólogo y Perito grafológico, que yo sepa, son lo mismo.
 Perito calígrafo es todo sujeto que domina las técnicas suficientes para determinar la falsedad o autenticidad de un texto manuscrito, sea firma solo o documento entero.

Le diferencia del Grafólogo estriba en,que no entra a determinar características psicológicas del autor del manuscrito. Cosa para la que, además, si no es, a la vez grafólogo, no suele estar capacitado.


- ¿Cual es la actividad más habitual en un perito caligráfico?


La respuesta es un poco obvia: tiene que determinar si un documento dubitado: aquel de cuya autenticidad se discute la autoría, está hecho (o no) por la misma mano que realizó el indubitado: aquel que se sabe, que consta, a quien pertenece.

- En el caso de un anónimo es mas parcela de un caligráfico o de un grafólogo.


Si en un anónimo no se tiene ningún elemento comparativo para determinar su autoría posible, esto es, uno o varios sospechosos a los que hacer realizar, o de los que se tiene, cuerpo de escritura, el perito calígrafo, como tal, no puede hacer nada.

Si puede el grafólogo, que puede ‘aventurar’ características personales del autor del anónimo. Y utilizo la palabra ‘aventurar’ porque lo lógico, siendo un anónimo, es que uno o varios parámetros de la escritura real habitual de su autor estén modificados.

En el supuesto segundo en que hay anónimos y sospechosos, ambos pueden actuar en su parcela propia:


- Saber si es (o no es), o sea, quien es: El perito.
- Saber cómo es: El grafólogo.

Normalmente basta el juicio del perito. 
Pero hay aspectos colaterales en que solo el grafólogo puede ayudar.

Ejemplo: Ante los documentos que se me exhiben: indubitados y anónimos, dictamino la mano autora.

Las victimas no lo admiten, no se lo pueden creer.

Les concreto:

Ambos documentos pertenecen a un sujeto que es:

DELGADO,DE ESTATURA MEDIA-ALTA,MORENO,SOLTERO Y VIVE SOLO.

Pero, obviamente, mis afirmaciones no podrían ser presentadas en un juicio (estas últimas, las grafológicas; las periciales habrían bastado para convencer al juez).


- Cuéntenos un poco su tecnología metodológica.

1º. Sobre métodos periciales existen en general:

A.- El método gramatomórfico:


Compara la forma del grafismo, esto es, de dos textos dados compara entre sí las palabras idénticas (homónimas). También letra a letra. Este sistema no se usa apenas pues atiende a muy pocos aspectos del grafismo.

B.- el método estructural-geométrico:


Generalmente se usa para firmas o palabras tomadas en su unidad. Une mediante líneas rectas todos los extremos de la palabra o nombre, esto es: sus puntas mas exteriores. Y compara los resultados figurativos.

C.- el método grafométrico:


Consistente en tomar medidas de los trazos y establecer bases comparativas

Por ejemplo:

En una ocasión alumnos míos lograron probar la autoría entre un anónimo (de letra tamaño grande) y un indubitado (de letra muy pequeña) considerando, no los tamaños en milímetros, que obviamente diferían, sino las proporciones comparativas.

Su fallo puede estar en los casos en que el falsificador utilizó el sistema de calco.

D.- el metodo grafonómico, que no atiende a medidas (grafometría) ni a formas (gramatomórfico) sino a la organización total integradora, en la que se incluye el movimiento.


Por ejemplo:

Alguna vez una persona me viene con una firma que cree falsificada de un familiar fallecido porque la forma difiere en bastante.
Sin embargo a la primera ojeada le resolví: en un juicio lo pierdes; se trata de la misma mano con mismo estilo de movimiento aunque por su forma, en muy poco, le halles tú un parecido.

E.- metodo grafológico, o grafopsicológico:


Este sistema último sin embargo puede fallar en casos en que el falsificador haya estado mucho tiempo entrenando el estilo de movimiento que luego ha de imitar.

Lo importante: como en grafología, conocer todos los métodos y utilizarlos según propio criterio.

- ¿Cómo se adentró en el mundo de pericias caligráficas?


Era el año 1980, casi recién fundada la Asociación grafosicológica de España y se daba el curso primero de Peritaje. 
No me sentía especialmente ‘llamado’ a un tema que se me antojaba solo técnico pero lo vi como un campo más de conocimientos demasiado ‘vecino’ al mío como para ignorarlo. Bastante después hallé la "llave maestra" en que mis conocimientos. Pueden abrir puertas muy importantes: ‘la neurofisiología aplicada a la Grafopatología’. Como docente es esa la parcela única que doy hoy día en nuestros cursos de peritaje.

Por supuesto toda la parte de patología psíquica y orgánica, pero muy en especial el campo de los tóxicos. Desde la primera clase que doy de ese tema, me comprometo con el alumnado a que terminado el curso saben ver, delante de dos documentos del mismo sujeto, en cual de ellos había ingerido algo e incluso, caso de ser un combinado o coocktail (si es una sola sustancia, eso no es difícil). Qué sistemas neurofisiológicos han resultado afectados y en qué sentido.

Ocasionalmente me consultan médicos que no tienen otra manera de saberlo (un documento escrito hace tiempo) y entienden perfectamente lo que les digo.

No obstante estas ‘consultas’ nunca las admito si no hay un doctor por medio.

- ¿Quienes suelen solicitar un perito caligráfico?


Generalmente aquellas personas que se sienten perjudicadas por un documento firmado teóricamente por ellas mismas pero que afirman no haberlo hecho. 
O aquellas que ponen en duda unas firmas realizadas por ejemplo en un documento que creen les perjudica (un testamento, por ejemplo)

No siempre se pone en duda la autoría de la firma. Hay veces que, lo que se discute es: si el firmante estaba en posesión de sus plenas facultades mentales en el momento de haber firmado. En este supuesto lo ideal es trabajar en colaboración con un médico. Pero tampoco es a veces preciso este apoyo: un perito (ni actuando como grafólogo) tiene que meterse a afirmar, por ejemplo, el rápido deterioro de una firma: en el transcurso de pocos meses pueda deberse a un alzheimer.

Basta por ejemplo, se convenza a su señoría que la destrucción formal que presenta la firma que se discute no augura nada bueno respecto a la capacidad cognoscitiva de su autor en el momento de hacerla. Y, el pedir además, la opinión de un médico queda al criterio del juez

- ¿La firma tiene el mismo valor o parecido en peritaje caligráfico y en pericia grafológica?


Decididamente, ¡no!

El perito calígrafo en muchísimos casos ha de operar solamente sobre firmas y no necesita más.

<AUTENTICA><FALSA>
<DE LA MISMA MANO><DE DISTINTA MANO>

Son los binomios mas habituales.

El Grafólogo ocasionalmente solo tiene una firma del sujeto estudiado (por ejemplo, un personaje histórico de siglos atrás). Pero caso contrario eso que se ve habitualmente en la prensa: la firma de un individuo conocido, seguida de tres paginas (es un decir) explicando como es.

ES UN JUEGO DE SALÓN, UN DIVERTIMENTO.

La firma muestra ciertamente algunas características del autor, pero pierde en mucho si no cuentas además con texto manuscrito.

- ¿Es aconsejable el uso de fotocopias en la pericia caligráfica?


Aconsejable nunca es, pero a veces no queda otro remedio. 
Depende también de lo bueno o malo de la fotocopia (o de la fotografía en su caso).

Ejemplo
Ayudé en un caso de anónimos insultantes que se escribían en el buzón de la victima. Obviamente solo se pudo trabajar sobre fotografías porque la victima limpiaba cada vez su buzón. Así pues, aspectos como la presión se pierden (en fotografía o fotocopia) pero ambas técnicas: la pericial y la grafológica unidas, pueden permitirse el lujo de no contar con determinados elementos.

Ejemplo: En los 90 me mandaron por fax un documento de dos páginas en que el presunto suicida se despedía (el suicidio resultó fallido).

Al galeno que me consultaba le pude aclarar:

La persona ha tomado un combinado (no es solo alcohol como él dice) uno de cuyos componentes es alcohol, que le ha afectado al sistema simpático, así y así, al sistema cortical de esta otra manera, etc., etc. Además, o ha pasado mucho tiempo durante la redacción de las dos páginas o las ha hecho en días diferentes. !Si! las hizo en 2 días.

- ¿Es aconsejable que la firmas objeto de estudio sean coetáneas?


Es desde luego lo más aconsejable. Pero en muchas ocasiones tienes que ceñirte a lo que realmente hay aunque lo deseable fuere otra cosa.

- ¿Qué grado de fiabilidad tienen los resultados de un trabajo pericial y de uno grafológico?


Hasta en las enseñanzas regladas el grado de fiabilidad de cualquier resultado
responde a la formación global (que poco tiene que ver con la académica) del sujeto (grafólogo o perito) encargado del trabajo. 
Mucho más ocurre esto en las formaciones no regladas. En ese sentido no suele ser bueno el ‘profesional’ que una vez formado no sigue reciclándose por su cuenta.

En grafología, por ejemplo, los conocimientos de hace treinta años, se han multiplicado casi por 10. No vale así demasiado, un sujeto que dice tener una experiencia de 30 años.

Depende también en mucho de los elementos a disposición del técnico,
materiales sobre los que ha de trabajar para dictaminar, que no siempre son suficientes. No es inhabitual que un perito acepte un caso en base a lo dado y a las expectativas previsibles (posibilidad, por ejemplo, de pedir más cuerpo de escritura) y luego haya de declinar el realizar un dictamen, por resultar finalmente insuficientes las bases sobre las que trabajar.

En definitiva: hay demasiados elementos en juego para poder dar una respuesta genérica sobre el grado de fiabilidad.

En cualquier campo científico o técnico (grafología y pericia son ambas cosas a la vez).

Más valor que lo que se dice, lo tiene quién lo dice.

- ¿Se utiliza la grafología como técnica identificativa de una firma en los estudios periciales?


Es una pregunta no fácil de responder. La Grafología analiza y descubre las características psicológicas del autor de un documento. Esto en un cotejo de firmas a su señoría le tiene sin cuidado.

El perito suele ser además grafólogo (aunque no necesariamente), pero ¿hasta qué punto utiliza unos u otros conocimientos? Es un tema difícil de discernir. Porque no sirve de nada aducir características psicológicas de un falsificador de cheque.

Pero hay aspectos en que obviamente sirve, y pongo dos ejemplos:


Una socia me consulta por internet sobre tres cheques firmados en la misma mañana por un sujeto que poco después fallece de cáncer. Mi respuesta fue instantánea: dos de los cheques estaban firmados por alguien que padecía cáncer. El tercero, no

La pericia aquí nos hablaría sobre si las firmas se parecían (o no) a la indubitada pero habló la grafopatología.

Otro ejemplo: Un documento puede estar todo él, escrito por un adolescente de doce años. Pericialmente eso era irrebatible. 
Pero semánticamente un niño de doce años no podía haber redactado aquello, la terminología era de persona adulta. Incluso cuando disimulaba con un estilo coloquial.

Conclusión de la Grafo-psicología: 
La carta le había sido dictada.

- ¿Considera que los cuerpos de escritura que se realizan en sede judicial son muestras espontáneas? ¿Por qué?


Depende del sentido que le des al término "espontáneo".

Desde la consideración de que el acusado o supuesto culpable puede negarse a realizar un cuerpo de escritura, esto es que está en su derecho de no querer pasar por trámite de escribir de su puño y letra de manera fehaciente cuando admite pasar por ello lo que realice será "espontáneo". Pero, habida cuenta de que en esos supuestos se le puede ir exigiendo que realice sucesivamente firmas cada vez con más rapidez. Estas últimas quizás no entrarían del todo en el concepto "espontaneidad".

- Entonces, ¿qué tipo de muestras son idóneas para tenerlas como muestras indubitadas?


Como antes he apuntado: es cualquier muestra de la que se conozca fehacientemente la autoría. Por ejemplo un DNI, un pasaporte.

- En caso de contar con muchos sospechosos en un determinado caso, ¿la grafología nos puede ayudar a eliminar o descartar aquellos manuscritos y por consiguiente reducir el número de sospechosos y a posteriori realizar un estudio más profundo del resto no descartado?


Indudablemente ¡sí!.

Puede ayudar a ‘un mas o menos’ rápido descarte. Incluso a nivel de perito calígrafo. Es decir, este puede bastarse un poco para hacer eso, pero si además es grafólogo esa posibilidad se completa bastante.

- ¿Los peritos caligráficos tienen colegio oficial en España?


Ni en Grafología ni en Peritaje existe el Colegio que sería deseable. Y la solución (o soluciones) tropiezan por ahora. Al menos me he tropezado yo en mis intentos al respecto, con una dificultad ¿burocrática o de mentalidad?¡Insalvable!

Para que en ciertas universidades admitan como enseñanza estas técnicas, te exigen su reconocimiento oficial previo en forma de Colegio profesional. 
Y para admitirte la creación de un Colegio profesional te exigen que la enseñanza tenga nivel universitario. Al menos con este escollo se tropezaba hasta hace no mucho.

Personalmente es: un tema por el que he dejado de batallar.

- Entonces ¿qué titulación se necesita para poder ejercer de perito caligráfico en España?


Superadas ya las disposiciones que "autorizaban" a actuar como tales, a maestros, bibliotecarios, archiveros, etc. 
Hoy día los tribunales exigen figurar inscrito en una entidad que tenga entre sus fines y/o actividades, la formación y encuadramiento de peritos.

Cuando llega diciembre, todos los años, tengo que estar enviando Certificados de "acreditación" a diversos peritos socios nuestros, que lo solicitan, o a los juzgados que ellos me indican. En realidad muy a menudo es ‘su señoría’ el que decide a quien admitir "como con conocimientos suficientes" para realizar una peritación (no solo caligráfica o grafológica, puede ser un peritaje de joyas, por ejemplo) sobre el caso concreto.

De todas maneras cada comunidad autónoma o distrito geográfico y/o judicial resuelve la cuestión a su manera.

En Madrid existe la Lista de la Unión interprofesional, entidad sin ánimo de lucro, que agrupa a Colegios profesionales de nuestra comunidad, y publica todos los años una Guía de Peritos de muchas profesiones diversas, acreditados y certificados como tales por sus respectivas Asociaciones. A esta Guía, cada año, yo he de enviar un listado de peritos que figuren como socios míos. Siempre que tales peritos además me lo soliciten, y, en teoría, solo ellos deberían poder peritar. 
Recalco la expresión: en teoría.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.