jueves, 30 de agosto de 2012

NAHIKARI SÁNCHEZ "LOS CRIMINÓLOGOS TENEMOS LA LLAVE"

En 'CrimenyCriminologo' hemos tenido la oportunidad de charlar con la eminente criminologa Nahikari Sánchez. Se trata de una licenciada en esta ciencia por la Universidad de Alicante, profesora de Criminología en Violencia en la Pareja, Prevención y Tratamiento de la Delincuencia y Victimología en la Escuela de Seguridad de Navarra y en la Escuela de Seguridad de La Rioja y que imparte docencia en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) sobre Teorías Criminológicas. Ha trabajado en numerosos proyectos nacionales e internacionales de investigación criminológica. Un denso currículum que nos empuja a aconsejaros, si queréis conocer esta ciencia o aumentar conocimientos criminológicos, que no paséis por alto esta entrevista.

Comencemos la entrevista abordando esas cuestiones que se plantean muchos de los potenciales estudiantes de esta ciencia..... 

- Desde su punto de vista, ¿qué es la criminología, qué se estudia y a qué se dedican lo criminólogos? 

La Criminología estudia a la víctima, al agresor, el por qué una persona acaba siendo víctima o comete conductas agresivas, el propio hecho violento con todas sus características y complejidad, el estudio de la realidad criminológica, la política criminológica y decisiones que son tomadas desde las instituciones públicas, qué medidas preventivas y de intervención son las más adecuadas frente a las diferentes conductas violentas. También estudia la reacción social ante el hecho delictivo o violento.

En la propia descripción de qué es la Criminología podemos observar cuáles son las principales actividades de los Criminólogos: prevención de la conducta delictiva o comportamiento violento anterior a que suceda, e intervención una vez que estos hechos se han producido. Hoy en día las actividades principales se sitúan en la prevención e intervención de delincuencia juvenil (vandalismo, bullying, ciberbullying, bandas…), violencia en la pareja (estudio mediante encuestas de victimización y autoinforme, mejora en los planes de gestión públicos e intervención con personas con conductas de maltrato), valoración del riesgo de violencia (a través de herramientas de valoración y gestión del riesgo de reincidencia, en centros de menores, violencia en la pareja y violencia grave), delincuencia en el tráfico, delincuencia organizada… son múltiples los campos de actuación.

- ¿Qué le diría a todos esos futuros alumnos que se matriculan, en esta fascinante carrera, pensando que en un futuro desempeñaran un trabajo como el que podemos ver en series televisivas tipo CSI...? 


¡Les diría que hay mucho más! La Criminología es fascinante y mucho más amplia. La Criminalística y las CC Forenses son una parte muy bonita, pero la Criminología abarca todo el conocimiento del comportamiento violento. Les recomendaría que indagaran y analizaran el gran campo de aplicación de la Criminología. 


- ¿Qué justificación encuentra al hecho de que se hayan multiplicado de forma tan llamativa el número de estudiantes de criminología? 

Justamente en muchos casos a las diferentes series sobre criminalística y antropología forense que se están emitiendo en televisión: CSI, Bones… Inicialmente muchos estudiantes piensan en estas series al matricularse. Ahora, cada vez más estudiantes se informan sobre qué es la Criminología y se matriculan con vocación y muy motivados.

- ¿Qué salidas profesionales tiene un estudiante de criminología? 


En la situación económica actual es complicado para cualquier titulado universitario encontrar su hueco laboral. Para un criminólogo lo es todavía más, ya que es una titulación que, a pesar de tener una historia muy extensa en España, no fue oficial hasta 2005. Así, nos ha tocado abrir campo, demostrar qué hacemos, cómo lo hacemos y que somos necesarios. Así, además de poder optar a plazas de funcionariado que comienzan a convocarse, como en el Ayuntamiento de Benidorm, debemos empezar a pesar en el ámbito privado, fundando nuestras propias consultorías. Recientemente he puesto en marcha la mía “In Dubio Consultoría & Criminología Aplicada”, que brinda asesoramiento tanto a administraciones públicas como a empresas privadas.

- ¿Cómo ve el futuro de esta ciencia en España? 


¡No queda otra que pensar que será bueno! La realidad es que a partir del curso académico actual, el gobierno se va a encontrar con una bolsa de titulados universitarios en Criminología sin hueco en el mercado laboral y tendrá que pensar qué hacer con ellos. Es muy irresponsable aprobar planes de estudios en Criminología en tantísimas universidades sin pensar en qué será de estos cuando terminen su educación. La realidad es que, o empiezan a analizar esta situación o se van a encontrar con un problema grave.

- ¿Ve imprescindible asociarse o colegiarse? 


Creo que la asociación y la colegiatura son fundamentales, tanto para estar correctamente informados de las novedades en Criminología como para fomentar las sinergias y esfuerzos en cuanto a la resolución de los principales problemas del futuro de la Criminología en España: salidas laborales e intrusismo.

En cuanto a la información, es de destacar el hecho de que muchos estudiantes de Criminología no saben de la situación actual de los Colegios de Criminólogos en España. En este momento desde la FACE (Federación de Asociaciones de Criminólogos de España) tenemos en proceso, desde hace más de cinco años, la creación de Colegios Oficiales. Es un proceso burocrático largo, que ha nacido desde el asociacionismo y ha sido impulsado desde FACE.

- En criminología se habla mucho del perfil criminal, pero ¿cuál es el perfil de un buen criminólogo? 


Un buen criminólogo tiene, ante todo, que tener vocación por su trabajo. Emocionarse con su día a día. Ser inquieto, leer mucho y echarle muchas horas a su profesión. Es importante tener capacidad de análisis, ser observador y tener una mente abierta libre de prejuicios.

- ¿Qué importancia le concede a la iniciativa? 


Fundamental. Tanto a la hora de preguntar aquello que no se tenga claro o que no se sepa, como a la hora de buscar, investigar, leer diferentes obras, pedir opiniones a otros criminólogos… es una profesión en movimiento. La Criminología, internacionalmente, está en continua evolución.

Entremos en materia.... 

- ¿Cuáles son las claves para realizar un buen estudio o análisis de la realidad criminal? 


En primer lugar es necesario que nos permitan acceder a cifras oficiales. En estos momentos es imposible tener un acceso a estos datos de criminalidad. No existen bases de datos comunes lo que imposibilita conocer la realidad criminal.

Añadido a esto, no se realizan encuestas de victimización y autoinforme a nivel nacional, fundamentales para poder salvar la cifra negra (en algunos delitos, como violencia en la pareja o agresión sexual, muy reseñable).

Si no conocemos la realidad criminal, ¿cómo vamos a prevenir el delito e intervenir con eficacia?

- Usted se ha especializado en lo relativo a violencia de pareja. ¿Cómo se puede ayudar desde la criminología a terminar con esta clase de violencia?


Desde “In Dubio Consultoría & Criminología Aplicada” realizamos diferentes estudios relacionados con la Violencia en la Pareja y también prevención e intervención en otras conductas delictivas. Aun con todo, mi especialización es en valoración y gestión del riesgo de reincidencia y política criminológica.

A su pregunta, es muy importante un cambio de enfoque. Estamos observando que, a pesar de las políticas llevadas a cabo hasta ahora y centradas en el ánimo a la denuncia, el problema no disminuye de la manera que quisiéramos. Es más, se observa que en un porcentaje amplio de fallecimientos la víctima no había denunciado. ¿No es esto suficiente para pensar en que tenemos que cambiar la forma de prevención e intervención?

Es fundamental la gestión del riesgo con las víctimas que denuncian, o las que se asesoran con otros profesionales, como el médico de cabecera o trabajador social y no quieren denunciar. No podemos estar tan sujetos a la denuncia, ya que si la víctima no quiere, o no está preparada psicológicamente para denunciar, ya no opta a los recursos necesarios para poder romper esa relación violenta.

Importante es también la realización de un análisis de la victimología a través de encuestas de victimización, como ya he comentado y posteriormente una buena intervención integral basada en estos resultados. Mejorar la gestión de los recursos destinados a la violencia en la pareja es fundamental. No pueden derrocharse tantos millones de euros en trípticos informativos de diseño espectacular que finalmente, no llegan a las víctimas potenciales.

- ¿Qué características proponen que una persona sea más propensa a convertirse en un potencial maltratador que otras? 


Las relaciones en las que se llevan a cabo conductas violentas están marcadas por una profunda asimetría. Una parte de la pareja es dominante y la otra sumisa. La parte dominante centra sus esfuerzos en humillar, controlar y aislar a su pareja. Así, características propias de una persona maltratadora son la impulsividad, la mala gestión del enfado, la baja tolerancia a la frustración, una baja autoestima y, en algunos casos, el haber sido testigo de conductas violentas en sus relaciones cercanas durante su infancia.

- ¿Son los celos el problema en la violencia de pareja? 


La celotipia (celos compulsivos y trastorno de ideas delirantes) está presente en algunos casos de violencia en la pareja, pero no tiene por qué estarlo en todas. Está más relacionado con la idea de control y aislamiento, que si es generalizada.

- ¿El maltratador es un enfermo o por el contrario sólo necesita reeducación?, ¿qué terapia debemos usar? 


Existen casos en los que pueden tener algún tipo de enfermedad mental, aunque no es común. Como he comentado la celotipia es una de las más frecuentes en violencia en la pareja al igual que las toxicomanías. Aunque hay que descartar el falso mito de que las personas que maltratan son enfermos mentales.

En cuanto a la reeducación, las cifras resaltan que lo fundamental para el éxito del tratamiento es la motivación del agresor, ya que son muchos los casos en los que no admiten tener ningún problema. Así, en un 50% de los casos los hombres acuden motivados a estos tratamientos y de estos, el 70% obtienen resultados positivos.

Por último, a este respecto señalar que somos los criminólogos los profesionales encargados de la coordinación de los programas de intervención para agresores (PRIA), tal y como se acordó con Instituciones Penitenciarias, desde FACE el pasado año. Estos serían los programas adecuados, las terapias a utilizar, teniendo en cuenta posibles mejoras, siempre.

- Otro campo que le preocupa es el de la victimización de los menores y su prevención... 


Fundamental. En los últimos cinco años ha aumentado en un 20% el número de menores que afirma haber sido víctima de violencia en la pareja. Es una situación de emergencia, ya que esta cifra va en aumento. Creíamos, falsamente, que las nuevas generaciones tendrían relaciones más simétricas, más sanas, y estamos comprobando cómo los adolescentes reproducen conductas de control, aislamiento y humillación.

Urgente por lo tanto la intervención de criminólogos en la realización de planes de prevención e intervención de violencia en la pareja, en cada Delegación de Educación, en cada Instituto de Igualdad, en cada Delegación o Subdelegación de Gobierno. Es hora de actuar.

- Usted es la directora del curso de verano de la universidad de Navarra, "El silencio invisible de la infancia: Atención integral a menores víctimas", ¿qué nos ofrece este curso? 


En este curso de verano, que dirijo junto con María Dolores Serrano Tárraga, profesora de Derecho Penal Juvenil y Criminología de UNED, pretendemos reunir a los mejores expertos en los diferentes ámbitos de la victimización de menores con el fin de realizar un ejercicio de sinergia y mejorar la prevención e intervención.

Estudiaremos y analizaremos la violencia en la pareja adolescente, el bullying y ciberbullying, los protocolos de actuación policial con menores, la intervención que se realiza en los Centros de Protección, qué programas se realizan desde Protección del Menor, y fundamental, la manera en que se trata a los menores víctimas en los medios de comunicación. Son menores y a veces lo olvidamos.

- ¿Qué es el ciberbullying?, ¿en qué se diferencia del bullying? 


El ciberbullying está definido como el acoso psicológico perpetuado en el tiempo a través de medios digitales. Realmente es similar al bullying en cuanto que el 50% de las víctimas conocen a sus agresores, por lo que es una ampliación del campo de actuación del bullying, es decir, del acoso escolar en centros educativos.

El ciberbulling tiene unas características muy específicas (espacio y tiempo), debido a que la repercusión del acoso se multiplica mediante el uso de nuevas tecnologías, el número de espectadores es mayor y el anonimato inicial del agresor hace que la victimización sea mayor, más profunda.

- ¿Cómo podemos detectar este tipo de ciberacoso en un menor? 


Las características conductuales son similares a las del bullying, bajada en el rendimiento académico, depresión o abatimiento, nerviosismo, no querer acudir a clase o no querer conectarse a Internet cuando antes era habitual, desórdenes de alimentación o en el sueño…

- ¿Se le está dando poca importancia a la violencia de pareja en menores?, ¿a qué es debido el incremento de este tipo de violencia? 


Como ya he comentado, no se le está dando la importancia requerida. Es urgente una intervención adecuada ya que el incremento en este tipo de conducta violenta no cesa y las conductas llevadas a cabo son muy graves y victimizantes. Es fundamental un programa de prevención adecuado, eficaz y llevado a cabo por criminólogos, con una buena gestión de los recursos disponibles.

- ¿Han perdido los jóvenes de hoy los valores?
Es importante señalar que los jóvenes de hoy en día son fantásticos, y no debemos generalizar las conductas violentas como definición de la juventud. Si es cierto que existen conductas delictivas características de esta edad (siempre las ha habido) y que, debido a los cambios sociales existentes, estas conductas también cambian.

Con todo, hay que reflexionar en cuanto a los valores que les estamos inculcando desde la familia, el centro educativo, medios audiovisuales… y actuar, sobre todo actuar al respecto para rectificar en aquello que no estemos realizando correctamente.

- ¿Cuál es la causa de que los menores sean hoy en día más violentos? 


No creo que los menores de hoy en día sean más violentos. Creo que tienen más información, y que el medio social en el que viven ha cambiado, por lo que ha cambiado la forma de actuar y también los tipos de violencia ejercidos.

- Una de las temáticas que se imparten en el mencionado curso es la manera de informar sobre menores en medios de comunicación. ¿Cómo debe hacerse dicha información?, ¿qué errores observa en la actualidad? 


Es uno de los puntos más importantes, bajo mi punto de vista, dentro del Curso de Verano. Es increíble ver cómo, por ejemplo, seguimos viendo en televisión que tras una redada de pornografía infantil, muestras fotos veladas de menores desnudos. Son menores y no los estamos protegiendo. Los periodistas tienen mucho poder a la hora de mostrar la realidad, tienen que ser conscientes de ese poder y gestionarlo adecuadamente.

- Alguna cosa más que quiera añadir..... 


Daros las gracias por esta fantástica entrevista y animar a todos los criminólogos a mostrarse ante diferentes administraciones públicas y empresas privadas, a plantearles proyectos, a argumentar que somos necesarios. Y a asociarse, desde FACE les apoyaremos en la elaboración y remisión de estos proyectos e intentar avanzar.

Los criminólogos tenemos una importante labor que hacer, ya que hay que recordar a las administraciones que no hay que dar soluciones simplistas a problemas complejos o caeremos en el más profundo de los desastres. Los criminólogos tenemos la llave.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.