martes, 24 de julio de 2012

GABRIEL POMBO: "JACK ES EL CASO CRIMINAL MÁS ENIGMÁTICO Y APASIONANTE QUE REGISTRA LA CRIMINOLOGÍA MUNDIAL"

Desde 'CrimenyCriminólgogo' queremos seguir diseccionando el caso de Jack el Destripador. Ésta vez con la ayuda de un experto en la materia, Gabriel Pombo. Este 'The Ripper', como se conoce a los estudiosos de este caso, es un abogado uruguayo cuyas contribuciones acerca de la historia del Destripador y la época victoriana han merecido espacios destacados en el extraordinario sitio web 'Casebook Jack the Ripper' o en la revista 'Ripperologist'. Asi mismo tiene el honor de haber puesto al alcance del público de habla hispana la sórdida y cautivadora historia del criminal impune más misterioso de todos los tiempos a través de dos libros. 'El monstruo de Londres, La leyenda de Jack el destripador' y 'Jack el destripador, La leyenda continúa'. Un bagaje que avala sus conocimientos sobre los dramáticos acontecimientos del llamado 'Otoño de Terror' de 1888 en el mísero distrito de Whitechapel.

- Podría hablarnos de Whitechapel, escenario en el que se cometieron los crímenes de Jack el Destripador...



Whitechapel es el distrito, situado al este de Londres, donde desde el año 1888 tuvieron cabida los homicidios seriales que se adjudicaron al victimario anónimo que la prensa y la posteridad designó como 'Jack el Destripador'. Sin duda se trataba de un ambiente sórdido, en el cual imperaba la pobreza social y económica, y se registraban altas tasas de criminalidad -aunque no necesariamente de asesinatos-. En este enclave malvivía una población ruinosa, en cuyos atestados albergues y pensiones se estimaba -de acuerdo con un censo contemporáneo- que habitaba una cifra cercana a las mil doscientas prostitutas.

- ¿Tuvo mucho que ver en su mitología e impacto social el eco mediático que tuvo el suceso en aquella época?


Esta región terminó, con el andar del tiempo, constituyendo un icono y un emblema del crimen violento. En obras teatrales y cinematográficas se la destacó como el marco de los homicidios atribuidos al Destripador, y su nombre evoca la niebla londinense, las calles adoquinadas, las tabernas de mala muerte, y las plazas iluminadas por la tenue luz de las farolas a gas. Pero evoca, sobre todo, al crimen brutal y sin motivo, al asesino que ataca en forma atroz a desprevenidas víctimas, y se burla de la policía convirtiéndose en un fantasma inasible. Esa imagen de estereotipo es la que la ficción legó a este distrito londinense volviéndolo muy distinto a otros. Estas tristes peculiaridades se las debe Whitechapel a la secuencia de asesinatos sin resolver que allí acaecieron en 1888 y años posteriores.



- Hace mención en sus libros a opiniones de la época que sostenían que los crímenes del Destripador tuvieron su efecto beneficioso. ¿Podría profundizar en esta idea?


Así es. Me limité a reproducir opiniones de escritores que postularon la teoría de que el criminal configuró un reformista social; hipótesis, esta última, ciertamente muy discutible. Uno de los primeros en sostener que el Destripador fue un reformista desquiciado que, a su pervertido modo, consiguió que el gobierno inglés efectuara mejoras sociales, allí donde los socialdemócratas y los socialistas nada obtuvieron, lo constituyó el gran dramaturgo George Bernard Shaw. Este artista, en tono de broma -en una carta publicada el 24 de septiembre de 1888 en el periódico Star-, dijo que el asesino con la mutilación de cuatro mujeres -aún no se había consumado el quinto homicidio- actuó como un "genio independiente" y logró sensibilizar a la opinión pública sobre la miseria reinante en el este de Londres. Lo concreto resultó que, tras estos asesinatos, se instalaron en la zona entidades benéficas, y se dio impulso a la noble labor de instituciones caritativas, lo cual en alguna medida mejoró las condiciones de miseria que padecían los habitantes con más carencias.

- Usted es de los que defienden la idea de que el Destripador sólo cometió cinco asesinatos, o por el contrario, es de los que piensa que pudo cometer alguno más...


Yo concuerdo con autores como Stewart Evans en que el homicidio de Elizabeth Stride probablemente no fue obra del mismo criminal que asesinó a las demás mujeres. No coincide el modus operandi, ni el arma empleada, por ejemplo. Además, es dudoso que el agresor fuera interrumpido en medio de su ataque, como en general se alega, sino que probablemente dispuso de tiempo suficiente para mutilar el cuerpo si hubiera querido hacerlo, pero optó por no realizarlo (la versión del conductor del pony que se tropieza en la oscuridad con el cadáver de esta mujer y ahuyenta al victimario no está comprobada, sino que se propagó a fin de darle más 'color' a la historia). En realidad el descubrimiento del cuerpo sin vida se efectuó varios minutos después de que el ejecutor se hubiese retirado de la escena del crimen.

No afirmo, al excluir a esta víctima del elenco fatal tradicional ("víctimas canónicas"), que el número de asesinadas sólo fuera de cuatro. En lo personal tiendo a incluir a Martha Tabram (su frenético homicidio con treinta y nueve puñaladas huele al 'ensayo' practicado por un asesino incipiente) e incluyo también como víctima de Jack the Ripper a Frances Coles, que fuera asesinada mediante un modo demasiado similar el 13 de febrero del año 1891.

- ¿Cuándo se le comienza a conocer con su alias a Jack el Destripador? ¿De dónde viene su apodo?

El 27 de septiembre de 1888 presuntamente arribó a la Agencia Central de Noticias de Londres una carta firmada con ese alias. Entre otros temas en ella se señalaba que el emisor y presunto asesino, en un futuro crimen, le iba a cortar las orejas a las víctimas, y las enviaría a modo de regalo a la policía. La casualidad quiso que el verdadero culpable atacase el 30 de septiembre de ese año, y que la víctima Catherine Eddowes sufriera un corte en el lóbulo de una de sus orejas. Sin embargo, todo apunta a que no hubo intención de seccionarle ese órgano, sino que se trató de una de las tantas cuchilladas inferidas por el agresor en su éxtasis frenético. No obstante, la prensa aprovechó ese hecho fortuito para propalar la versión de un homicida cerebral y burlón. Lo más posible, empero, es que el auténtico victimario jamás se haya referido a sí mismo como 'Jack el Destripador'.

- Hablemos del 'modus operandi' de este asesino en serie...


Coincido con autores como el criminólogo Robert Ressler en que se trataba de un victimario secuencial básicamente desorganizado, aunque con algún rasgo de organización al cometer sus crímenes. Su obsesión era el útero y la zona genital femenina que extraía a manera de trofeos. Sus asesinatos eran sexuales, aunque no incluian el coito. Pero un éxtasis carnal lo motivaba e inspiraba.

- Todos sus crímenes se cometieron en fin de semana y durante la madrugada. A su juicio, ¿qué nos puede indicar este hecho? 


Esa circuanstancia parecería apoyar la idea de que entre semana el perpetrador tenía obligaciones laborales o familiares que le impedían salir de cacería. Esto concuerda con el perfil formulado por el Dr. Thomas Bond -médico forense contemporáneo a los homicidios- quien supuso que el ejecutor era un individuo de apariencia sosegada y normal que llevaba una doble vida.

- Extraña el último asesinato del Destripador, Mary Jane Kelly, por la edad de la víctima, más joven que las demás, y el lugar del crimen, su habitación, ya que siempre había asesinado en lugares públicos. ¿Qué opinión le merece?


No considero que este terrible asesinato dejase de ser otra tarea más del mismo asesino. Tiendo a pensar que, sencillamente, 'Jack el Destripador' tuvo la oportunidad de hallar una víctima de esas características en un ambiente de menos riesgo para él - o sea, dentro de la habitación que la chica alquilaba-, y así dio rienda suelta a sus instintos sanguinarios llevando a cabo una mutilación mucho más extensa, dado que dispuso de mayor tiempo y tranquilidad para ejecutar esa atroz faena.

- Todas sus víctimas tenían en común que ejercían la prostitución....


En el caso de Catherine Eddowes hay ciertas dudas de que fuera una meretriz profesional. De las demás víctimas, incluso de las "no canónicas", no cabria vacilar que ejercían la prostitución en forma habitual.

- ¿Por qué El Destripador mutilaba y se llevaba órganos de sus víctimas? ¿Cree que los consideraba trofeos?


Como comenté antes, este asesino muestra todas las trazas de haber sido un homicida en serie predominantemente desorganizado. Una faceta típica de esta clase de asesinos seriales consiste en la extracción de órganos de sus presas humanas a fin de conservarlos a manera de lúgubres recuerdos o trofeos.

- ¿Era 'Jack el Destripador' demasiado sofisticado para su época?


Esa es una gran duda. ¿Fue un criminal común a quién sólo la buena suerte protegió y mantuvo impune? O, por el contrario, ¿su impunidad la logró gracias a un intelecto superior? Carezco de respuesta para esta interrogante.

- Se trabajaba con la hipótesis de que 'Jack el Destripador' pudiera tratarse de un medico o Matarife Judío. ¿Se adhiere a esa propuesta?

La conjetura de que el homicida fue un matarife judío que mataba en forma ritual la sustentó el 'ripperólogo' Robin Odell en un libro publicado en 1964. Esta teoría no gozó de seguidores, pese a que la presentó un gran estudioso en la materia. En cuanto a que fuera un médico, las autopsias no avalan necesariamente que el asesino contase con conocimientos superiores de anatomía y disección. En particular, el forense Thomas Bond declaró que el responsable no tenía siquiera los conocimientos propios de un carnicero, dado el alto grado de desorden que exhibían las mutilaciones inferidas.

- ¿Nos podría hablar de los principales sospechosos? Últimamente se especula con la posibilidad que fuese una mujer...



La hipótesis reciente donde se culpa a la esposa del cirujano de la casa real británica John Williams es sencillamete descabellada. En mi opinión, claramente se trató de un hombre. Mis sospechosos predilectos son del perfil de Carl Feigenbaum y James Kelly.

El primero fue un marino alemán ejecutado ocho años después de los crímenes de Whitechapel. El asesinato que lo llevó a la silla eléctrica era similar a los cometidos por el Ripper, y habría declarado a su abogado ser el asesino de Londres. El segundo resultó internado en un hospicio por degollar a su esposa, al modo en que luego lo hizo Jack con sus víctimas. Se fugó meses antes de acontecer la masacre, y se mantuvo prófugo por casi cuarenta años.

 - ¿Por qué 'Jack el Destripador' deja de asesinar una vez termina con la vida de Mary Jane Kelly?


Se especula que, o bien falleció poco tiempo después, o fue encerrado por otro delito, o se incapacitó. Estas posibilidades resultan plausibles considerando que los asesinos seriales de su especie -según se estima en criminología- nunca dejan de asesinar mientras pueden.

 - ¿Son verdaderas las cartas que envía el Destripador? ¿Qué conclusión podemos extraer de ellas?


Mi parecer coincide con el de Stewart Evans y Keith Skinner, autores del libro más documentado sobre este tópico ("Jack el Destripador. Cartas desde el Infierno", ediciones Jaguar, Madrid, España, 2001) en cuanto a que las cartas son apócrifas. La única duda radica en la misiva con el encabezado "Desde el Infierno" remitida al Presidente del Comité de Vigilancia de Whitechapel el 16 de octubre de 1888, junto con una caja de cartón conteniendo un trozo de riñón humano. Esta carta podría haber sido obra del verdadero asesino. Pero aún ello es muy discutible.

- Uno de los motivos por los que hoy aún es leyenda Jack el Destripador tiene que ver con el hecho de no haber sido identificado. ¿Así lo cree?

No tengo la menor duda de ello. Si lo hubieran capturado y se supiera su identidad la mayor parte del misterio se habría desvanecido.No olvidemos que hoy día muchos asesinos en serie lo superan largamente en número de víctimas y en crueldad.

- Muchas personas piensan que el nombre del asesino que se escondía tras 'Jack el Destripador' nunca fue revelado por cuestiones políticas... ¿Qué le parece?



No hay suficiente evidencia para avalar esa versión. Más bien se sustentaron hipótesis de tal cariz (como la llamada 'teoría de la conspiración monárquico-masónica') por motivos publicitarios o cinematográficos.

- ¿Existe alguna anécdota o curiosidad que pueda contarnos sobre este asesino?


Las anécdotas y-o curiosidades al efecto llenarían volúmenes enteros. Basta aquí con decir que el suyo fue, sin la menor sombra de vacilación, el caso criminal más enigmático y apasionante que registra la criminología mundial.

-Alguna cosa más que quiera añadir....


Solamente agradecerles esta entrevista, y enviarles mis más cordiales saludos a vuestros usuarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.