sábado, 30 de junio de 2012

DESAFORTUNADAMENTE, EL REFRÁN 'MATAR EN ESPAÑA SALE BARATO' SE HA CONVERTIDO EN REALIDAD

LAURA CERNA Y  SU MADRE SANDRA
Hace algunos días tuvimos la oportunidad de hablar con Sandra Cerna, madre de la tristemente asesinada Laura Cerna. Sandra es una de esas madres que rápidamente despierta simpatía y con la que se agradece conversar unos minutos, aunque sea a través de las redes sociales, debido a la distancia que nos separa. Las palabras de Sandra, abogada en EEUU hasta su jubilación, pronto despertaron en nosotros profunda admiración hacia su persona. Es asombroso como llega a tratar un tema tan doloroso como es la muerte de una hija a manos de un desalmado con tanta entereza, sangre fría y desde una perspectiva tan ligada a la realidad social.

Laura Cerna vivía en Nueva York, donde tenía una empresa dedicada al negocio inmobiliario. Dejó la gran Manzana e hizo las maletas rumbo a Florida donde empezó a estudiar en la Universidad. Punto de su biografía en la que le surgió la oportunidad de cruzar el Atlántico para estudiar español en Sevilla. “Mi hija vino a estudiar español por tres meses, le prorrogaron la beca otros tres meses más y se quedó a vivir aquí porque se sentía feliz en esta tierra", relata Sandra. Laura ejercía como profesora de inglés en una ciudad en la que sería asesinada y descuartizada, el 30 de agosto de 2010, a manos de Antonio Gordillo.

El asesino declaró entonces ante el juez que Laura se autolesionó hasta la muerte y únicamente reconoció haber descuartizado el cuerpo porque se asustó. Antonio relató que aquella aciaga noche consumió mucho alcohol y cocaína con la víctima, a quien invitó a su casa. Advirtió que la mujer le insinuó mantener relaciones sexuales y que cuando él se negó, Laura “se puso fatal”, fue a la cocina, cogió un cuchillo y le intentó agredir, sin conseguirlo, describió. Tras aquello, comenzó a golpearse contra la pared y una mesa hasta que se apuñaló a sí misma, según la versión del acusado, aunque el informe pericial o las pruebas obtenidas por los investigadores señalan todo lo contrario, que Laura fue salvajemente asesinada. Una vez Antonio descuartizó el cuerpo de la estadounidense lo introdujo en una maleta, arrojándola al rió Guadalquivir.”Él pensaba que el cuerpo de mi hija no lo iban a encontrar nunca, pero el río Guadalquivir me la devolvió para que estuviera presente en el juicio”, cuenta Sandra.

Aunque el Fiscal solicitó desde el principio la pena máxima para Gordillo, 25 años de prisión, al considerar que en el delito de asesinato concurrían las agravantes de alevosía y ensañamiento, el tribunal con jurado descartó que éste último aspecto se hubiera dado en el crimen, lo que obligó al fiscal y a la acusación particular a tener que rebajar la petición de pena de 25 a 20 años de cárcel. La Audiencia provincial le impuso al final 19 años de condena al considerar que colaboró con la Policía en las labores de recuperación del cuerpo, oculto en el río. Una sentencia que finalmente la Fiscalía de Sevilla no va a recurrir, al considerarla “suficientemente” motivada y argumentada.

“En Florida, el Fiscal, que de verdad trabaja para los intereses de la victima y su familia, hubiera pedido la pena de muerte por el asesinato. Como nuestra familia no cree en la pena de muerte, se pediría Cadena Perpetua. Sin duda alguna, y como abogada que soy, esa hubiera sido la pena recibida basándome en los hechos. Por el crimen de profanación de cadáver en Florida la pena es de 15 años. En España de ¡5 meses!”, mantiene al respecto la madre de la víctima.

Desde que Sandra, abogada retirada, conoció la sentencia, ha comenzado a “pedir un cambio en el código penal español. Es necesario tener condenas más fuertes que reflejen la seriedad del crimen cometido. Y las sentencias deben de ser firmes. Aquello de que si se portan bien y piden perdón recibirán permisos penitenciarios o libertad provisional es contraproducente. El mensaje que la Ley debe transmitir es: si cometes crímenes serios, cuando estas en la calle en libertad...habrá consecuencias duras y serias por mal comportamiento. Como consecuencia de violar las leyes establecidas, perderás el derecho de estar libre. La vigente ley y el Código Penal de España favorecen mucho al delincuente e ignoran el derecho de todo ciudadano a ser protegido por el sistema judicial”, prosigue con su análisis la jurista.

”El crimen es una realidad social, nace en la sociedad. Por lo que hay que combatirlo socialmente. Hay muchas maneras de combatirlo, pero la más importante es haciéndole saber a la sociedad que la conducta criminal no será ni ignorada ni tolerada. Si no de qué vale tener policías, leyes y sistemas Judiciales. Esa doctrina debe ser inculcada desde la niñez”, defiende.

”Desafortunadamente, ese refrán de ‘matar en España es barato’ se ha convertido en una realidad. Como ejemplo, el caso de nuestra hija Laura, donde su brutal asesino, con antecedentes de violencia, la golpea salvajemente, le propina cuatro puñaladas mortales y después de muerta destroza su cuerpo y la arroja despiadadamente al río. Por ese vil comportamiento que refleja una falta total de humanidad, recibe un condena de !19 años! Laura recibió una pena de muerte; nosotros, su familia, recibimos una cadena perpetua de angustia...y el asesino estará en la calle, posiblemente en menos de !10 años! ¿Qué clase de ejemplo es ese?” relata Sandra Cerna para 'crimenycriminologo'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.