lunes, 2 de abril de 2012

LAS DESGRACIAS NUNCA VIENEN SOLAS.

En esta nueva entrada de ‘crimenycriminologo’ recordamos otra misteriosa desaparición de un menor. Una desaparición que se remonta 25 años atrás. A un año 1987 en el que Germán Quintana Blanco, protagonista de la tragedia, se desvaneció como si se tratase de la mismísima niebla que invade diariamente los imponentes Picos de Europa del Principado de Asturias.

El 7 de Junio de 1987, el joven Germán Quintana, de 13 años de edad, disfrutaba de una excursión junto a sus compañeros y profesores del colegio Loyola de Oviedo. Les esperaba una ruta a pie por los Picos de Europa para apreciar la belleza de los lagos de Covadonga y sus alrededores. En un momento dado, Germán, cansado, se detendría junto a un árbol cerca del Collaú Gamonal para recuperar fuerzas y poder continuar la ruta. Unos montañeros observaron al menor tranquilamente sentado, recuperando el aliento... Sería la última vez que Germán Quintana seria visto. El menor se volatilizaría de aquella montaña sin dejar rastro alguno.


BARRANCO RIÓ JUNJUMIA
Todo apunta a que Germán, una vez hubo recuperado las fuerzas, intentó alcanzar a sus compañeros. Pero nunca lograría unirse al grupo. Germán se perdería por la montaña y con él su rastro. Nunca se encontraría ningún resto de su ropa o pertenencia. La explicación más recurrente apunta a que muy cerca de donde fue visto por última vez se encuentra el barranco del rió Jumjumia, un desfiladero que resulta muy peligroso hasta para los expertos que conocen bien la zona.

La reconstrucción de los hechos apoyó su desaparición en la desorientación del menor y su encuentro con tan complejo punto. Pero como en todas las desapariciones que estamos recordando solamente una persona sabe lo que realmente sucedió y ese es el propio desaparecido. Tuvieron que pasar dos horas para que sus compañeros se diesen cuenta de que Germán Quintana faltaba. Ya era demasiado tarde.

Alude la sabiduría popular a aquello de que las desgracias nunca vienen solas. Sentencia que encaja como un guante en esta trágica historia. Las labores de búsqueda y rescate del menor traerían consigo el fallecimiento de siete personas que participaban en su búsqueda. El helicóptero en el que viajaban se estrellaría en la falda del Pico Sohornín, junto al lago Enol. En el accidente fallecería el coordinador de Protección Civil de Asturias y los integrantes del equipo canino de la Ertzaintza, entre los que se encontraba la madre de la afamada presentadora de televisión Anne Igartiburu.

LAGO ENOL
Han pasado muchos años ya desde que se perdió el rastro de Germán Quintana, pero aún hoy al caminar por los maravillosos parajes que ofrecen los Picos de Europa, los que conocemos la historia no podemos evitar detenernos por un instante y pensar, ¿qué sucedió realmente aquella mañana con Germán? Hoy tendría 38 años de edad y nada tendría que ver con el niño de aquella foto que cada día mira su familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.