lunes, 9 de abril de 2012

JOSUÉ MONGE Y LA ESPERANZA DE UNA MADRE

Otra extraña desaparición ocupa una vez más este rincón de los desaparecidos. Se cumple un nuevo aniversario que inunda de tristeza y recuerdos a una familia que vio como su pequeño salía de casa, hace ya seis años, y que nunca más regresaría. Josué Monge García contaba con tan solo 13 años de edad cuando el 10 de Abril de 2006 desapareció sin dejar rastro en Dos Hermanas (Sevilla).

Josué desaparecería en el trayecto que separa su domicilio situado en la barriada de Huerta Sola y el de un amigo con el que iba a pasar la noche y que estaba situado en la barriada de Vista Azul. Sus domicilios solo estaban separados por la vía del tren y Josué iba en su bicicleta. El menor nunca llegaría a pasar la noche con su amigo.


El drama familiar no terminaría aquel 10 de abril con la desaparición del menor. Y es en este punto donde el caso da un giro que lo invade de extrañeza. Antonio Monge, padre del menor, cansado y desesperado por no recibir noticia alguna del paradero de Josué, después de trece días desaparecido, decidió coger la furgoneta blanca de la empresa para la que trabajaba y salir en busca de su hijo. Antonio Monge nunca regresaría. Al igual que su hijo, desaparecería en extrañas circunstancias.


En un principio se especuló con que el menor se podía haber ido de casa voluntariamente al haber suspendido ocho asignaturas. Sin embargo, tras la desaparición de su progenitor, esta hipótesis fue perdiendo fuerza. Así mismo el núcleo familiar de los Monge García no pasaba por sus mejores momentos y la realidad era que el matrimonio estaba tramitando su separación.
Finalmente, todas las miradas acabaron apuntando al padre del menor como principal responsable de la desaparición de Josué. Incluso se dictó una orden de busca y captura por presunto homicidio. “Conforme pasa el tiempo, la hipótesis que más fuerza tiene para la Policía es que mi marido mató a mi hijo y luego se quitó la vida. Yo estoy casi convencida, al 95%, de que mi hijo no está con vida, pero me quedan las esperanzas propias de una madre”. De esta forma tan cruenta, relató María Isabel García Chamizo, madre del menor, su desesperanza a los medios de comunicación.

Seis largos años han pasado desde que Josué salio de casa y no regresó. Seis años de interrogantes que aún hoy están sin resolver. ¿Qué le paso a Josué y a Antonio Monge?, ¿hizo desparecer el padre a su hijo?, ¿qué hizo con él?. Pero la pregunta más importante es ¿dónde está Josué Monge?.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.