lunes, 20 de febrero de 2012

FRANCISCO PÉREZ CABALLERO Y SU DOSSIER NEGRO.

¿Qué convirtió en un 'depredador humano' al Asesino de la Baraja? ¿Qué buscaba en la biblia el descuartizador de Cádiz? ¿Qué impulsó a un asesino despiadado a recorrer media África para entregarse en España y confesar sus crímenes? ¿Qué hay de cierto en el cuento del hombre del saco? Éstas y otras atrayentes incógnitas tienen respuesta. Y caben en un solo libro: Dossier negro. Una recopilación de impactante historias que mañana tomarán acomodo en las estanterías de todas las librerías de España. Potentes relatos que corren a cargo de un autor habituado a convivir con el misterio y a zambullirse en él en busca de respuestas, Franciso Pérez Caballero. 

Pérez Caballero es un periodista y docente de la Universidad Camilo José Cela que se ha hecho ya un nombre dentro del mundo de los sucesos con sus apariciones en 'Cuarto Milenio' con Iker Jiménez ,en Cuatro. O en las ondas a través de los programas “Milenio 3” y “A Vivir Madrid” de la Cadena Ser. Coautor también del 'Diccionario de Asesinos', Pérez Caballero tuvo un hueco para atender a Crimenycriminólogo antes de su gran día. 

- ¿Qué podemos encontrarnos en dossier negro? 


Historias reales de crimen y misterio que he recopilado en los últimos diez años, viajando por toda España. Algunas las he vivido en primera persona. Otras, las he recuperado de las hemerotecas. Y todas son escalofriantes.

- De los numerosos casos que podemos ver en dossier negro ¿Cuál ha sido el que más le ha impactado a titulo personal? ¿Por qué? 


Todos los casos que recoge el libro me han impactado. Pero quizá el que más me ha sorprendido es el de un asesino que regresó a España desde África porque aseguraba que una de sus víctimas le atormentaba. Su fantasma se le aparecía y le decía que tenía que enterrarle. Para él el espectro era tan real que no veía otra opción y abandonó su tranquilo exilio para pasar la vida en una cárcel de Murcia.


- ¿A que aduce este boom que están teniendo los libros sobre criminales, perfiles, etc.?


Es natural que tengamos curiosidad por acercarnos a la parte más oscura de nosotros mismos. Sólo conociendo muy bien a los criminales podremos defendernos de ellos.

- ¿Qué se siente al encontrarse a pocos metros de un asesino en serie como Alfredo Galán? 


En las distancias cortas se comprueba que no es más que un hombre, como cualquiera de nosotros, pero que alberga un monstruo en su interior. Y eso da verdadero miedo.

- Una vez estudiado estos casos, y atendiendo a lo que en su día dijo Alfredo Galán. ¿Cree que el asesino va un paso por delante del investigador? 


El asesino hace lo que le da placer. Es el primero en golpear y los investigadores tienen que ir tras su pista. Pero los cuerpos policiales cada vez están más preparados. Los malvados lo tienen cada día un poco más difícil.

- ¿Cree que aún puede haber algún caso suficientemente atroz para que le pueda llegar a llamar la atención con todo lo que usted ha visto, investigado, estudiado, etc...? 


La mente humana nunca deja de sorprendernos. Somos capaces de hacer cosas maravillosas pero también de cometer las acciones más terribles. Todos los días encuentro en los medios noticias que me espantan.

- ¿Qué sensación le genera que en pleno siglo XXI en España aún se realicen exorcismos? Usted que está al día del tema. ¿Nos sorprendería conocer cuántos se producen en nuestro país todavía a día de hoy?


Vivimos tiempos turbulentos. Nos hemos ido alejando de las creencias y los valores que solían prevalecer y hay mucha gente que está desorientada que, ante cualquier dificultad, es capaz de ponerse en manos de personas que no tienen ninguna cualificación. Ese tipo de “exorcismo” es bastante frecuente y a veces termina de manera trágica. En Dossier Negro se cuentan algunos de los casos más terroríficos.

- ¿Se encuentran relacionados muchos de los asesinatos que podemos ver en dossier negro con las creencias religiosas? 


Sí, con creencias pseudoreligiosas. En ocasiones, el asesino mezcla elementos de distintas creencias y religiones hasta conformar su propia realidad. Y el cóctel termina por ser real.

- ¿Cuándo decide especializarse en todo lo relacionado a los sucesos? 


La vocación por la crónica negra es una herencia familiar. Me interesa el ser humano, cómo funciona nuestra mente. Y se aprende mucho de nuestro lado más oscuro.

- Usted indica que la mayoría de los protagonistas que aparecen en dossier negro apenas se diferencian de cualquiera de nosotros. Sencillamente, llegado el momento, han optado por el mal. ¿Cuál cree que ha sido ese momento o qué lo ha provocado? 


Es la eterna cuestión: el asesino nace o se hace. Es difícil saber qué es exactamente lo que puede convertirnos en un asesino, eso es lo terrorífico. Cuando un entorno poco apropiado se combina con una predeterminación a la agresividad, el resultado suele ser letal. Pero, por desgracia, no hay un fórmula matemática.

- Su conocimiento de tantos casos le ha tenido que conducir irremediablemente a fomentar su propia teoría acerca de los motivos que conducen a un individuo a cometer estas atrocidades ¿Cuál es su propia teoría al respecto? 


Se reduce a una sencilla expresión: el mal existe. Y hay personas que disfrutan haciendo el mal. Nos resulta difícil de asimilar pero así es.

- Usted dice que la información es la mejor arma de defensa y puede resultar decisiva a la hora de evitar convertirnos en una víctima. Sin embargo, muchas teorías victimologicas apuntan a los medios de comunicación como responsables de fomentar un alarmismo y un miedo al delito que, paradójicamente, no hace mas que incrementar el mismo ¿Se opone a esa idea? 


Pienso que el ciudadano tiene derecho a saber lo que sucede y el periodista tiene el deber de informarle. No creo que hablar del crimen genere más crimen. Al revés, si adviertes que en un barrio actúa un violador, por ejemplo, o un asesino en serie, lo normal es que sus víctimas potenciales se lo pongan mucho más difícil y la policía acabe por atraparlo. Hay que decirle al público la verdad, lo que ocurre, la clave está en hacerlo de una manera responsable.

- Otro golpe frontal que suele darse al periodista especializado en este tipo de casos es que sus historias rebosan morbosidad y sensacionalismo. ¿Otro cliché erróneo? 


En el periodismo, como en todos los campos, hay buenos y malos profesionales. Algunos ponen el acento en el aspecto más morboso de la información, en la sangre y la lágrima. Es un error. Del suceso podemos aprender mucho. A través del crimen es posible saber cómo es una determinada sociedad y cómo son sus individuos. Y saber cómo actúan los malos es fundamental para detenerlos.

- ¿Qué le parece el periodismo de investigación que se desarrolla en España? 


Para investigar se necesita inversión y tiempo y cada vez hay menos medios que faciliten ambas cosas al periodista. Y a pesar de ello, se hace buen periodismo de investigación en España.

- ¿Cómo ve la criminologia un periodista especializado en el mundo de los sucesos? 


Es una disciplina fundamental a la que tradicionalmente no se le ha dado todo el peso que merece. El criminólogo está destinado a complementar el trabajo policial y a colaborar en que todos vivamos un poco más seguros.

- En dossier negro escribe sobre el hombre del saco ¿Podemos dormir a día de hoy tranquilos? 


Solemos olvidar que las leyendas normalmente están basadas en hechos reales. El hombre del saco existió. Y aún existe. La única diferencia es que hace décadas utilizaba un saco para llevarse a nuestros niños y ahora, utiliza el maletero de un coche. España es, en general, un país seguro. No debemos vivir con miedo. Pero conviene estar siempre en alerta.

- Algo que se le quede en el tintero..... 


Tendemos a pensar que las cosas más terribles suceden a muchos kilómetros. El lector de Dossier Negro se dará cuenta de que en España hemos sido testigos de sucesos escalofriantes. Alguno de los casos que se encontrará en sus páginas le hará reflexionar. Estoy seguro que se formará su propia opinión y al llegar al final, cerrará el libro con la sensación de haberse asomado al rincón más escondido

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.