martes, 13 de diciembre de 2011

UN AÑO SIN MARÍA PIEDAD GARCÍA REVUELTA.

Ayer día 12 de Diciembre de 2011 se cumplió un año de la desaparición de María Piedad García Revuelta en la madrileña localidad de Boadilla del Monte.

María Piedad y Javier Sanchez-Toledo, su ex pareja, coincidieron en la cena de Navidad organizada por un grupo de compañeros del Mercadona de Boadilla del Monte, donde ambos trabajaban. Ella era cajera y reponedora; él, jefe de mantenimiento. Estuvieron en un mesón castellano cerca del supermercado. Una amiga de María les acompañaba. Hacía apenas unos seis meses que la pareja se había separado, aunque aún les unía un bebé de nueve meses.

Tras cenar, acudieron a un karaoke de la zona de la avenida del Siglo XXI, una de las más modernas de la ciudad. A las tres y media de la madrugada, cuando María ya se iba con su amiga, Javier insistió en llevarla, y ella accedió. Nada extraño,habían compartido su vida durante cuatro años y con un hijo en común. Cuarenta minutos después, la amiga recibió un tranquilizador «sms» de Javier: «Ya la he dejado en casa». El repetidor de la zona de la ciudad Financiera del Santander, a las afueras de Boadilla, captó la señal del teléfono y una cámara de seguridad grabó diez minutos antes el paso del Renault Modus del hombre.

 A partir de esa hora y hasta las ocho de la mañana, Javier Sánchez se dedicó a juguetear con su móvil y con el de María, según captaron varios repetidores. Cuatro horas en los que no solo envió mensajes a la madre de María diciéndole que iba a desayunar en Madrid, sino también a varios amigos de ambos. Unos los mandó desde el teléfono de ella y otros desde el suyo.

Javier continuó con su vida, la mañana del domingo recogió a su hijo mayor y lo llevó a un partido de futbol. Ya por la tarde, fue al Mercadona de Boadilla y arregló unos azulejos que se habían caído. Allí se hizo un corte con una radial de cierta importancia, pero no tanto como para impedirle conducir. Cuando se dirigía al hospital tuvo un accidente. Chocó con la mediana a la altura del kilómetro 30 de la M-45. El coche quedó casi siniestro y Javier logró una baja laboral por dos días. Su padre recogió el vehiculo con la grúa y lo llevó a un taller donde más tarde la Guardia Civil llevaría a cabo la inspección ocular. Solo encontraron unas botas de ella.


La madre y el hermano de María llamaron insistentemente la mañana del lunes a Javier para ver qué sabía. «La dejé a las 4.10 en casa», fue lo único que obtuvieron. Le dijeron que iban a poner una denuncia por la desaparición. Entonces apagó el móvil y huyó de la casa de Móstoles donde vivía con su padre.

Tres días después el cadáver de Javier Sánchez Toledo apareció ahorcado en una zona boscosa de San Lorenzo de El Escorial, sin que dejase ninguna nota en la que confesase si había hecho daño alguno a su ex pareja ni ninguna pista sobre su paradero.

 La Guardia Civil hizo grandes batidas de búsqueda con numerosos efectivos, incluidas unidades caninas, de subsuelo, subacuáticas, helicópteros, motos y vehículos todoterreno, tanto en caminos como en zonas verdes y pozos. Asimismo, en varias ocasiones, un grupo de vecinos de Boadilla organizó batidas por los alrededores de la localidad para tratar de encontrar a la mujer, todo ello sin éxito.

 Ante la falta de pistas, la Guardia Civil solicitó al juez encargado del caso que autorizase una búsqueda en el vertedero de Pinto, al que llegan los restos recogidos en la zona en la que desapareció María Piedad.

 Desde junio, una empresa privada rebusca en este vertedero, en el que se acumulan toneladas de basura, en colaboración con la Guardia Civil, sin resultado hasta el momento.

 Hace unos días se supo que la Guardia Civil halló, 
al inicio de la investigación, unas gotas de sangre pertenecientes a María, al lado de la M-513 y del rio Guadarrama.

Hasta hoy, ha sido casí la única pista física con la que han contado los investigadores, los restos de sangre encontrados al lado del río Guadarrama. Aunque las indagaciones no han desvelado si estaba viva o había fallecido cuando sangró.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.