jueves, 5 de enero de 2017

'EL CASO': EL SEMANARIO QUE TODOS QUERÍAN LEER.

“Ante ti, lector, una nueva revista. Una revista más que busca llegar a complacer, a rellenar esa afición tan extendida en todas las clases sociales y que se llama curiosidad por la vida de los otros”. –Director Eugenio Suarez.

“¡Esas máquinas, que nos las oigo, que echen humo!”. Esta era la frase más escuchada en la redacción de este semanario de sucesos. Todo ello con Leopoldo, su mascota, un cocodrilo, correteando vivaz y juguetón entre las mesas y los pies del personal. Una publicación que salió a la venta un 11 de mayo de 1952 y cuya rutina pegó el salto a la pequeña pantalla a través de una serie de televisión. 

Fenómeno comunicativo y social en la época, ‘El Caso’ divulgó los sucesos que se producían en un país cerrado casi por completo a la información. Fue testigo de la España real y profunda, aquella que se alejaba de la oficial que pretendía mostrar el régimen.

Dos pesetas, 0,01 céntimos de euro, era el precio de este semanario que reflejaba parte de una población que, en demasiadas ocasiones, arreglaba sus asuntos de manera primitiva. La mayor parte de sus informaciones venían originadas por disputas de lindes, despechos, herencias, rivalidades, etc. 

Una publicación que era seguida por el fugitivo por excelencia de la crónica policial de la España del franquismo a finales de los 60, Eleuterio Sánchez, más conocido como ‘El Lute’. Un delincuente que confesó haber aprendido a leer con el único fin de poder esquivar a la Guardia Civil a través de las informaciones recogidas en este histórico semanario.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

BRENT E. TURVEY. "EL PERFIL CRIMINAL REQUIERE DE PROFESIONALES SERIOS QUE ESTÉN COMPLETAMENTE PREPARADOS".

Muchos de los mejores perfiladores criminales de nuestro país han pasado por ‘CrimenyCriminologo’. Pero en esta nueva entrada nos hemos propuesto ir un paso más allá, ofreceros nuestro particular regalo navideño a todos aquellos que estáis interesados en esta bella ciencia de la Criminología. Por ello, hemos decidido trasladarnos hasta otro continente para entrevistar a uno de los científicos más influyentes a nivel internacional en materia de investigación criminal. Estamos hablando, nada más y nada menos, que del afamado Doctor Brent E. Turvey, quien cuenta con diversos grados académicos en Psicología, Historia, Criminología y Ciencias Forenses y que durante 20 años ha ejercido como consultor experto asesorando a múltiples agencias de investigación criminal.

Un experto que domina a la perfección las áreas relacionadas con la Perfilación Criminal, Victimología, Investigación de la escena del crimen, Investigación de delitos sexuales, Falsos testimonios y Reconstrucción de la escena del crimen. Sobresalen sus numerosos artículos y libros de investigación, entre los que brillan con luz propia, por su rigor académico, científico y ético, ‘Criminal Profiling: An Introduction to Behavioral Evidence Analysis’. 

1. ¿Qué es y cómo nace la Perfilación Criminal?

El perfil criminal es la inferencia de las características del delincuente de la evidencia indirecta tal como el comportamiento ideográfico -de casos individuales- o estadísticas nomotéticas (promedio, o una predicción). Era el medio original para identificar a los criminales, durante cientos de años, antes del empleo de pruebas físicas. Los primeros usos incluyen la identificación de brujas durante la Inquisición española, y la identificación de judíos. Esto fue desde hace siglos.

2. ¿Cuál es la forma adecuada de llevar a cabo un Perfil Criminal y cuáles son los elementos claves para hacerlo?

Examinando la evidencia física, las características de la escena del crimen y la victimología. Si no haces estas cosas, entonces no eres un perfilador criminal. El elemento clave es que todos los perfiles criminales estén escritos. Si no los anotas, entonces no lo haces correctamente.

3. ¿Cómo llega Brent Turvey a convertirse en uno de los mejores, si no el mejor, Perfilador del mundo?

Estudié con las personas más inteligentes del mundo y trabajo sólo con los mejores y más éticos profesionales.

4. A gran parte de la sociedad le cuesta creer que la Perfilación Criminal sea científica y lo observan más como un simple recurso de entretenimiento televisivo o una simple opinión o invención del presunto perfilador.....

Algunos perfiladores son ciertamente incompetentes y poco éticos. Al igual que en cualquier profesión. La forma en que se conoce si un perfilador es competente y ético, es a través de dos preguntas: cuántos perfiles ha escrito, y cuántas veces ha testificado en un juicio. Si no han escrito perfiles y no han testificado, entonces no son competentes y científicos.

5. ¿Qué caso, entre los que ha trabajado, le ha marcado más?

Todos me marcan de manera diferente. Cada caso me cambia y me enseña algo nuevo sobre las pruebas, las víctimas, los delincuentes y el sistema de justicia penal

6. ¿Qué cualidades diría usted que debe tener una persona que quiera dedicarse a la Perfilación Criminal?

La ética, la capacidad de escribir, pensar críticamente y leer. Si no tienes estas cualidades, serás un perfilador horrible. Si las tienes, puedes hacer cualquier cosa.

7. ¿En qué momento de un caso debe llevarse a cabo una Perfilación Criminal y qué porcentaje de responsabilidad puede tener un perfil criminal en la resolución exitosa de un caso?

Al principio, un perfil preliminar llamado evaluación de umbral es lo mejor. Pero realmente depende del caso. Y el éxito del perfil depende de la competencia de los investigadores que lo utilicen. Muchos grandes perfiles son empujados al cajón o ignorados por perezosos investigadores.

8. ¿En qué casos no se puede hacer o no se recomienda llevar a cabo un perfil criminal?

Cuando no hay pruebas suficientes por una investigación deficiente. Muy a menudo los perfiles se basan en adivinar y no en una evidencia real. Esto es muy poco ético.

9. Hace unos días recibía en España los tres volúmenes de la edición en Español de Perfilación Criminal escritos por usted. En primer lugar, querría agradecerle a usted y a Forensic Press haber hecho posible que los recibiera y así mismo preguntarle, porque mucha gente ha acudido a esta página para interesarse por ello, la forma de conseguirlos en nuestro país.

Es posible conseguirlos. Sólo pónganse en contacto con nosotros a través de Forensic-Press.com

10. Algo más que quiera añadir....

El Perfil Criminal requiere de profesionales serios que estén completamente preparados. Hay muchos fraudes en la ciencia forense y en la comunidad de la Perfilación Criminal. Los verdaderos profesionales deben ser capaces de identificarlos. Y de cumplir con sus obligaciones profesionales con el sistema de justicia penal.

BRENT E. TURVEY: "CRIMINAL PROFILING REQUIRES SERIOUS PROFESSIONALS WHO ARE FULLY EDUCATED".

Many of the best criminal profilers in our country have gone through 'CrimenyCriminologo'. But in this new entry we have set out to go a step further, to offer our special Christmas gift to all those who are interested in this beautiful science of Criminology. Therefore, we have decided to move to another continent to interview one of the most influential scientists in international criminal investigation. We are speaking, nothing more and nothing less, than the famous Doctor Brent E. Turvey, who has several academic degrees in Psychology, History, Criminology and Forensic Sciences and who for 20 years has served as an expert consultant advising multiple criminal investigation agencies.

An expert that perfectly dominates the areas related to Criminal Profiling, Victimology, Crime Scene Investigation, Sexual Offenses Investigation, False Testimonies and Reconstruction of the Crime Scene. His many articles and research books stand out, among them that shine with their own light, for their academic, scientific and ethical rigor, 'Criminal Profiling: An Introduction to Behavioral Evidence Analysis'.


1. What is Criminal Profiling and how did it emerge?

Criminal Profiling is the inference of offender characteristics from indirect evidence such as idiographic behavior or nomothetic statistics. It was the original means for identifying criminals, for hundreds of years, prior to the employment of physical evidence. The first uses include the identification of witches during the Spanish Inquistition, and the idnetifcation of Jews. This was of course centuries ago.

2. What is best way to conduct a criminal profile and which are the key elements to do it?

By examining phsyical evidence, crime scene characteristics, and victimology. If you do not do these things, then you are not a criminal profiler. They key element is that all criminal profiles all written. If you are not writing them down, then you are not doing it correctly.

3. How does Brent Turvey come to become one of the best, if not the best Criminal Profiler of the World?

I studied under the smartest people in the world, and work only with the best and most ethical professionals. 

4. A large part of society has a hard time believing that Criminal Profiling is a scientific process and they see it more as a simple TV entertainment resource or just an opinion or invention of the profiler.

Some profilers a quite incompetent and unethical. Just as in any profession. The way that you know a profiler is competent and ethical, is with two questions: how many profiles have you written, and how many times have you testified in court. If they are not writing profiles and testifying, then they are not competent and scientific.

5. Which case, among the ones in which you have worked, has impacted you the most?

They all change me in different ways. Each case changes me and teaches me something new about evidence, victims, offenders, and the criminal justice system.

6. What qualities would you say that a person who wants to engage in criminal profiling must have?

Ethics, the ability to write, critically think and read. If you do not have these qualities, you will be a terrible profiler. If you have them, you can do anything.

7. At what point in a case should a criminal profiling be carried out and what percentage of responsibility can have a criminal profile in the success of the case?

Early on, a preliminary profile called a threshold assessment is best. But it really depends on the case. And the success of the profile depends on the competence of the investigators usuing it. Many great profiles are shoved in the drawer or ignored by lazy investigators.

8. In which cases it is not possible to do or not suitable to carry out a criminal profile?

When there is insufficient evidence, from lack of investigation. Very often profiles will be prepared base don guesswork rather tan actual evidence. This is highly unethical. 

9. A few days ago I received in Madrid your three volumes of Criminal Profiling, Spanish edition. Firstly, I would like to thank you and the Forensic Press for making it possible. Secondly, many people have visited www.crimenycriminologo.com and have an interested in them, so I would like to ask you how is it possible to obtain them in our country.

Yes it is. Just contact us via Forensic-Press.com

10. If you would like to tell us something else, we are glad to know more.

Criminal profiling requires serious professionals who are fully educated. There are many frauds in the forensic science and criminal profiling community. Real professionals must be capable of identifying them. And of meeting their profesional obligations to the criminal justice system.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

PAZ VELASCO DE LA FUENTE: "DELINQUIR NO ES UNA CUESTIÓN DE SEXO NI DE EDAD SINO QUE ES UNA CONDUCTA CRIMINAL QUE EL SER HUMANO LLEVA PONIENDO EN PRÁCTICA DESDE LA MÁS REMOTA ANTIGÜEDAD".

Siempre es un placer que los más grandes Criminólogos del panorama nacional pasen por 'CrimenyCriminologo'. En esta ocasión, entrevistamos a Paz Velasco de la Fuente, cuyo curriculum es impresionante. Criminóloga, Abogada, con un máster en Documentoscopia, Grafística y Falsedad documental, especialista en evaluación criminológica (CSEC), profesora en la Universidad Católica de Ávila, docente en la Escuela Europea de Criminología, así como miembro de SECCIF, SECRIM, SEIC, ACC, AIIF, y que, actualmente, se encuentra estudiando el Grado de Historia (UDIMA). Es además la creadora y administradora del conocido Blog Criminal-mente http://www.criminal-mente.es, al que es imposible acercarse sin aprender algo nuevo de esta ciencia. Paz Velasco nos habla esta vez sobre un tema que domina a la perfección y al que durante mucho tiempo la Criminología no concedió la importancia que merecía: la criminalidad femenina

Las estadísticas no engañan: las mujeres delinquen menos que los hombres, pero éstas también delinquen..... 

Delinquir no es una cuestión de sexo ni de edad sino que es una conducta criminal que el ser humano lleva poniendo en práctica desde la más remota antigüedad. Sin embargo el bajo nivel de delincuencia femenina frente a la alta incidencia de la masculina es reconocido por todos los criminólogos concluyendo que las mujeres son menos propensas que los hombres a cometer delitos, así como la afirmación de que esta brecha delictiva por sexos varía significativamente por edad, raza, área geográfica y época. Desde Lombroso a la actualidad los análisis realizados así como los estudios e investigaciones actuales se hacen desde la perspectiva del hombre considerando algunas verdades como universales aplicadas a ambos sexos, invisibilizando de este modo la criminalidad femenina y sus motivaciones. 

Una de las primeras asesinas que documenta la historia es Locusta, experta envenenadora que fue utilizada como instrumento de Estado al servicio de Roma. Se calcula que esta esclava mató cerca de 400 personas entre ellos al emperador Claudio y a su hijo Británico. Los siglo XVI al XIX son los “años dorados” de las envenedoras, mujeres que dejaron tras de sí, un rastro de muerte silenciosa e insidiosa y un gran número de víctimas (mujeres, hombres y niños) disfrazando sus asesinatos de muertes naturales o provocadas por enfermedades mal diagnosticadas. 

El paso del tiempo nos trae a viudas negras, filicidas, asesinas de niños, mujeres que explotan sexualmente y venden niños, mujeres que inducen o contratan a terceros para matar a sus maridos (un negocio que fue muy lucrativo sobre todo en la Rusia del siglo XVIII) terroristas, mujeres que secuestran, torturan y matan en compañía de sus parejas, aquellas que trafican con personas, traficantes de drogas, mujeres que matan por celos, odio o venganza, mujeres que matan a sus parejas o exparejas o aquellas que forman parte del crimen organizado. Es cierto que delinquen menos, pero en la actualidad la tipología delictiva femenina, es igual de amplia que la masculina. 

domingo, 16 de octubre de 2016

LOS DESAPARECIDOS EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Eduardo Galeano: “Por qué desaparecimos a los desaparecidos”.


Han pasado más de 24 años ya desde aquel 22 de febrero de 1992 en el que se emitía por primera vez en televisión Española el programa "Quién sabe dónde". Se trataba de un formato televisivo innovador, telerrealidad, presentado por Paco Lobatón. Su propósito no era otro que ser en prime time el altavoz de las familias que se habían encontrado, desafortunadamente, con la desaparición de un ser querido. Durante 249 capítulos, los desaparecidos entraron en nuestras casas. Fueron más de seis años durante los que se alertaron de cerca de 3.000 casos. ¿Y saben lo mejor? Cerca del 70% de los mismos se resolvieron.

Hoy, sin embargo, la historia es otra. Chris Campos, un joven periodista, a través de radio San Vicente, concretamente en el programa 'Elena en el país de los horrores', es de los pocos que con un micrófono consigue empatizar ahora con las historias de los desaparecidos que menos repercusión mediática tienen. Hemos pasado del “Quién sabe dónde” a hacer bueno el dicho que asegura que los desaparecidos nos faltan a todos.

Y es que la cruda realidad marca que no todos las personas que desaparecen cuentan con la misma cuota de repercusión mediática. Y la pregunta cae por su propio peso: ¿Cuál es el motivo de que no todas las desapariciones despierten en mismo interés en los medios de comunicación? Para Joaquín Amills, presidente de la asociación Sosdesaparecidos, este hecho "no se debe a una única causa" e indica “que las desapariciones y su espacio en los medios de comunicación es una relación íntimamente ligada a los recursos con los que cuenta la familia así como a las noticias importantes que existan en ese momento ocupando la actualidad". Del mismo modo advierte otro detalle a tener en cuenta: "A veces, dicha repercusión mediática nada tiene que ver con la desaparición y no es buena ni para el desaparecido, ni para las familias, como tampoco para los investigadores a causa de la presión que recae sobre ellos".

El periodista de 'Cuarto Milenio', Francisco Pérez Caballero, es otro profesional de la comunicación que ha opinado sin tibieza sobre el tema. “No debería haber ninguna diferencia, pero lo cierto es que hay desapariciones que despiertan más interés mediático y la presión hace que se destinen más medios, lo que no siempre asegura mejores resultados". Y aclara: "La aparición o no en los medios de comunicación no repercute en los hombres de a pie de los cuerpos de seguridad del Estado, que siempre hacen lo posible según los protocolos de actuación que tienen pautados, sino en los responsables políticos que gestionan los esfuerzos y que parece que se ven apremiados a resolver determinados casos por encima de otros". Para Alfonso Egea, periodista que podemos seguir cada mañana en 'Espejo Público, la repercusión de un caso "depende de muchos factores: situación de la actualidad informativa, proximidad del caso, empática y geográfica, y capacidad de difusión del caso".

Para el Criminólogo Félix Ríos, la repercusión de las desapariciones son proporcionales "al interés que puedan despertar en la prensa". “Un hecho que muchas veces está más relacionado con el amarillismo que otra cosa", agrega. Y, a su vez, observa también como fundamental "el papel que adopten las familias y conocidos del desaparecido, muy activo o discreto", una situación que "cada cual lleva a su manera, todas respetables"

Por su parte, el profesor de la Universidad de Valencia y Criminólogo, Vicente Garrido, sostiene: “Los desaparecidos que despiertan más expectación son los mismos que las víctimas de asesinatos: niños y jóvenes, sobre todo si no se sitúan en ambientes donde ellos mismos estaban ya expuestos a peligros, sino que la desaparición rompe de forma súbita una normalidad donde un acto así no era esperado”.

Iván Duran Valverde, desaparecido desde el 25 de agosto de 2016 en Baiona, Pontevedra; Manuela Chavero, desaparecida desde el 5 de julio de 2016 en Monesterío, Badajoz; Andrés Mora Toledo, desaparecido desde el 2 de febrero de 2012; Caroline del Valle, desaparecida desde el 14 de marzo de 2015 en Sabadell, Barcelona; Francisco Molina Sánchez, desaparecido desde el 2 de julio de 2015 en Córdoba; Joaquín Fernández García, desaparecido el 11 de septiembre de 2008 en Carboneras, Almeria. ¿Les suenan estos nombres? Seguramente, no. Pues bien, estos son solo algunos ejemplos de desapariciones que no han logrado llegar a conectar con los medios de comunicación y alcanzar el interés mediático que se merece la propia persona desaparecida y las víctimas secundarias de la desaparición: sus familias. Y es que tras teclear en nuestro navegador www.sosdesaparecidos.es y ver la fotografías de los cientos de personas que desaparecen sin dejar rastro, un pensamiento se escapa al aire: cuánto dolor y cuantas familias rotas deja tras de sí una desaparición. Y es que como dice el presidente de Sosdeaparecidos, “nadie está preparado psicológicamente para vivir día tras día con la experiencia de tener un familiar desaparecido”.

En los últimos meses, un par de preguntas invaden muchas de las charlas en torno a los desaparecidos. ¿Qué perfil de desaparecido despierta más expectación?; ¿Cuáles por el contrario menos? Para Joaquín Amills está claro: “Las desapariciones de jóvenes entre 18 y 26 años de edad son las de mayor exposición mediática, justificado en ocasiones por el morbo que se genera tras su desaparición o el que rodea al caso en sí mismo”. Y, desgraciadamente, observa cada día como “los que menos foco mediático atraen son los casos de mayores que sufren algún tipo de enfermedad que afecte a la memoria. Un hecho fácilmente subsanable colocando georadares sobre estas personas ya que casi todos aparecen a escasos kilómetros de su domicilio”.

El periodista Francisco Pérez Caballero comparte una opinión similar. “Tiene mucha mayor repercusión social la desaparición de una chica joven, por ejemplo, que la de una persona mayor. Y los motivos son banales. Toda vida vale lo mismo. Pero claro, la posibilidad de que la desaparecida haya sido víctima, por ejemplo, de un agresor sexual escandaliza mucho más a la sociedad que la ausencia de una persona mayor, que se ha desorientado y se ha perdido. Las búsquedas tendrían que ser siempre proporcionales y adecuadas a cada caso. Pero también hay que dejar claro que los medios con los que cuentan los cuerpos llegan hasta un determinado punto. Los propios policías se frustran a veces porque no pueden llegar más lejos” .Para Alfonso Egea la desaparición de “una persona joven siempre inquieta más que un adulto en plenitud de facultades para protagonizar una desaparición“.

En el mundo de la Criminología, Felíx Riós, ve un perfil claro en el interés mediático y este es el de “las desapariciones de menores sin duda, especialmente si hay sospechas de un delito sexual tras la desaparición”. Para el Criminólogo, en cambio, las que menos son “las desapariciones de ancianos. Rara vez se les da importancia”. El profesor Vicente Garrido menciona además que ayudan también “aspectos periféricos como la belleza o la existencias de circunstancias 'misteriosas' o intrigantes que auguren que hay 'más de lo que a simple vista se ve'. También, por supuesto, personas famosas o que por algún motivo sean relevantes (financieros, por ejemplo)”. Y coincide con el resto en que “los ancianos, personas de bajo estatus o aquellas que moralmente tienen conductas despreciables son los que menos interés despiertan”.

Parece claro, por tanto, que la repercusión mediática de una desaparición no depende de un único factor. La actualidad informativa en el momento de la desaparición, los contactos que posean las familias o el papel que éstas mismas adopten son elementos claves que pueden favorecer la repercusión mediática de la misma. Sin olvidarnos, obviamente, de las causas que rodean a esa desaparición, como tampoco de la juventud y la belleza de la persona desaparecida.